Viernes, 15 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Salto de calidad de las zonas situadas fuera de murallas en el Concurso de Decoración de Calles

CIUDAD RODRIGO | Dentro de murallas, únicamente hay una gran zona adornada: Julián Sánchez, Cardenal Pacheco y la Plazuela del Buen Alcalde, además de la calle Madrid

Así luce la rotonda del Cruce | Foto @kisanghani

Desde la tarde del martes, las calles de Ciudad Rodrigo están rebosantes de espíritu navideño, gracias al alumbrado instalado en las calles, y a la decoración colocada en la vía pública por el sinfín de establecimientos comerciales que han decidido apuntarse, por zonas, al II Concurso de Decoración de Calles convocado por el Consistorio mirobrigense.

Este Concurso ha tenido de nuevo un gran éxito de convocatoria, pudiéndose sacar como principal conclusión que varias zonas situadas fuera de murallas han dado un salto de calidad en su participación, uniéndose además una nueva zona, la Avenida de España, cuyos comerciantes se han volcado por completo con la Navidad.

En este sentido, han financiado la instalación de alumbrado en todas las farolas de la Avenida (desde la Glorieta del Árbol Gordo hasta la vía del tren), y han situado ornamentación a las puertas de todos los establecimientos (cerca de 40), basada en troncos de madera con los que simulan renos. Dentro de esa decoración promovida por los comerciantes se incluye también el montaje de la rotonda del Cruce, con un gran trineo lleno de regalos (con los logos comerciales de todas las empresas) y los árboles llenos de luces leds de color morado.

Hay que resaltar que la espectacular ornamentación de toda la Avenida tiene un mérito doble, ya que ha sido ideada y ejecutada por los propios comerciantes de la vía, ‘sin ayuda’, algo que también han hecho los comerciantes de la calle Madrid, así como el único establecimiento participante de la calle Cadimus.

Como el año pasado, desde el Ayuntamiento se ofreció la posibilidad de asistir a unos talleres de decoración dirigidos por Nerea Montero, quién presentó a los comerciantes de las distintas zonas una serie de ideas para que cada zona escogiese una y empezasen a trabajar en ella, según explica la delegada de Comercio, Soraya Mangas.

La iniciativa ha servido para unir a la calle Santa Clara

Es lo que hicieron por ejemplo los comerciantes de la calle San Fernando, Valera y la calle Santa Clara, que este año se ha volcado por completo, en toda su longitud, en la iniciativa. Como apuntaba en la tarde del martes durante la visita del jurado una de las comerciantes de la calle Santa Clara, “no nos conocíamos y ha servido para hacer piña”. En la misma línea, otro de ellos indicaba que “ha sido una forma de juntarnos y conocernos todos los establecimientos, separados algunos a más de 1.000 metros de distancia”.

El jurado decidió ‘recompensar’ este esfuerzo teniendo el detalle de acercarse a saludar a los establecimientos ‘más lejanos’, incluido el situado enfrente del campo Francisco Mateos. En toda esa zona, se ha apostado por los Reyes Magos como temática, con la creación de unos buzones totalmente artesanales, la instalación de algún u otro modo de las coronas de los Magos y unas plantillas en los cristales a partir de un dibujo original de los Reyes.

Según apunta uno de los comerciantes, “hemos dado con pincel en seco a las piñas y los tejados para imitar la nieve, y luego hemos dado efecto a las tablas del buzón -con envejecido para darle autenticidad- y finalmente cada uno le ha dado un toque personal a su pieza para que se vea su personalidad y que verdaderamente es una pieza hecha a mano”. En todo caso, lo que más destaca este comerciante es “la unión y la ilusión que hemos sentido durante estos casi dos meses de trabajo”, considerando que es “la mejor manera de ayudarnos unos a otros y no dar la riqueza a los más ricos del mundo”.

La Bodega repartió palomitas en la tarde del martes

Fuera de murallas, hay otras dos zonas decoradas, una de ellas la Avenida de Portugal (y algunas calles adyacentes), donde se ha apostado por unas escaleras en cuyos escalones se han colocado diversos adornos navideños. En la tarde del martes, con motivo de la inauguración, el Restaurante La Bodega ofreció palomitas a todos los que por allí pasaron. Mientras, en la zona de La Glorieta (Laguna, Lorenza Iglesias y Cárcabas) mantienen los árboles del año pasado, aunque reformados.

Precisamente, por esa zona comenzó en la tarde del martes la visita del jurado del Concurso, integrado por varios concejales, y representantes de Afecir y Fevesa. Durante esa visita, cada uno de ellos ya procedió a calificar las zonas, pero aún no están decididos los ganadores. A diferencia del año pasado, cuando se desvelaron en la misma jornada en que tuvo lugar el recorrido, entregándose los premios el 22 de diciembre, este año todo se va a retrasar para ‘obligar’ a mantener la decoración hasta que acabe la Navidad. De este modo durante estas semanas el jurado va a hacer un ‘seguimiento’ para comprobar que se mantiene.

‘Decepción’ con la Plaza Mayor

Concluido el recorrido fuera de murallas, el jurado se adentró en el centro histórico, donde sólo hay una gran zona adornada, la que comprende las calles Julián Sánchez, Cardenal Pacheco, Toro y la Plazuela del Buen Alcalde. En esta zona, este año se ha apostado por unas bolas blancas y azules de todo tipo de tamaños, que están colgadas de balcones o a ras de suelo. Además se han reutilizado las cabezas de ciervos del año pasado (con otro color).

La otra zona de relevancia adornada dentro del centro histórico es la calle Madrid, que este año ha decidido apostar por diseñar ellos mismos la decoración. En este sentido, se han querido aprovechar los ganchos en los cuales se colocan tiestos durante la época de primavera-verano para instalar adornos variados a lo largo de la vía, así como composiciones en forma de corona. Hay que apuntar que este año esta calle tiene el ‘hándicap’ de las obras en la vía. En la tarde del martes, había justo en el centro de la vía un photocall para que todos aquellos que quisiesen se hiciesen una foto como Reyes Magos.

Una de las zonas nuevas que se ha apuntado este año al Concurso es la vecina calle Cadimus, con un único establecimiento, el Bar El Álamo, que ha apostado por una completa decoración basada en latas de refresco, también de creación propia.

Dentro de murallas, también se estrena este año en el Concurso la Rúa del Sol, que de momento tenía en la tarde del martes una decoración ‘a medio gas’, mientras que la gran decepción para el jurado se produjo al llegar a la Plaza Mayor, ya que no había ni rastro de la decoración que en teoría se acordó que iba a tener, con unos grandes lazos. Lo que sí había en algunos establecimientos eran luces en balcones.

El recorrido de todo el jurado estuvo acompañado del grupo En3Jazz, que en cada zona interpretó una canción, comenzando con el Adeste Fideles en el Parque de La Glorieta y acabando con el Campana sobre Campana a los pies de la Casa Consistorial.