Viernes, 15 de diciembre de 2017

Hay que decir la verdad

Muralla de Salamanca / ANDRÉS BARÉS

Hemos de ser nosotros los que indiquemos cual es el camino a nuestros representantes políticos, y es importante que todos nosotros nos consideremos diputados, y trabajemos en nuestros parlamentos, el del trabajo, la familia, los amigos, el bar…..

Vivimos en un país con heridas, y muchos estamos cansados del devenir político de nuestro país, por eso hemos de decirle a nuestros políticos que hagan algo muy sencillo, decir la verdad.

Hay que hacer un buen diagnóstico de la realidad para curar estas heridas, no echándole lejía, sino tratarlas con cariño, hay que tratarlas con responsabilidad y sabiendo que algunas tardan en cicatrizar.

Escucho palabras que últimamente se  oyen mucho, como Patria, Soberanía, Cataluña, o España, palabras que no han de quedarse sin contenido, a lo mejor la Patria es, tener escuelas públicas, y poder llevar a tus hijos con los mejores maestros, a lo mejor la palabra Patria es que haya inspectores de hacienda que investiguen a los criminales que para no pagar impuestos en su Patria tienen cuentas en Suiza, o tienen empresas en paraísos fiscales.

A lo mejor la palabra Soberanía, significa tener condiciones de trabajo dignas y de calidad, que los trabajadores de tu tierra no tengan que competir por abajo, mientras algunos se están llenando los bolsillos, hacen falta derechos laborales.

A lo mejor la palabra Patria y la palabra Soberanía son incompatibles, con que haya pensionistas que tengan que malvivir con 400€ al mes o que haya familias con todos los miembros en paro que no reciben ninguna prestación, a lo mejor la palabra Soberanía y Patria significan eso.

Si la palabra Cataluña y la palabra España se declinara para construir los derechos de la gente que dan sentido a la Patria y a la Soberanía independientemente de los colores con los que se emociona cada uno, se podrían construir sociedades dignas que pudieran presumir de que en su país hay una sanidad y escuela para todos, pensiones dignas, sueldos dignos y que en su país no muere una anciana porque no puede pagar la luz.

Hay momentos en los que decir la verdad es revolucionario, hay que hablar de un doble fracaso, tenemos la desgracia de que la derecha española ha fracasado, es triste, pero han sido incapaces de construir una idea de España que sea atractiva para la mayor parte de los  catalanes, de los vascos y otros pueblos, han sido incapaces, pues lo que no se puede hacer como hizo el PP, empujando al Tribunal Constitucional a hacer esa sentencia contra el Estatut, demuestra que no tienen una idea de Estado donde quepa todo el mundo.

La mejor prueba del fracaso del PP, es que la derecha ha renunciado a Cataluña, ellos saben que no van a gobernar allí, toda la política que hacen en Cataluña está pensada exclusivamente para buscar votos en otros territorios.

Mariano . Rajoy sabe que Albiol  nunca será presidente de la Generalitat, Alber Rivera sabe que Inés Arrimadas no será presidenta de la Generalitat, lo saben perfectamente, pero los utilizan para sacar votos en el resto del Estado.

Pero no solo son ellos los que han fracasado, han fracasado también los que prometieron algo que sabían era mentira, y que eso podía tener consecuencias catastróficas para Cataluña y para el conjunto del estado, y lo que es peor, despertar el fantasma del fascismo, que es el mayor peligro para la democracia,  habría tenido más sentido hacer menos promesas y aceptar que las realidades son complejas, no caminar hacia el fracaso y no mentir siendo conscientes de que mentían, sus compatriotas se lo van a recordar.

Hay que decir la verdad, aunque las verdades duelan, es muy doloroso ver al PSOE de la mano del PP y de Ciudadan´s, es muy doloroso, pero creo ya están viendo las consecuencias, ellos dijeron que vamos a rectificar con lo del 155, pero creían que harían una comisión parlamentaria donde se solucionarían todos los problemas pero la derecha les contestará a Pedro y a Izeta como Roma hizo con los que asesinaron a Viriato, “Roma no paga a traidores”.

Me duele que muchos militantes socialistas lo estén pasando tan mal, cuando ven se hacen selfies con Albiol, muchos militantes socialistas están sintiendo vergüenza de ver a sus dirigentes de la mano de la peor derecha que ha tenido España.

¿Dónde está el Pedro que hablaba de plurinacionalidad?, que dijo Unidos Podemos va a ser mi socio preferente, dijo, no descarto hacer una moción de censura frente a Mariano . Rajoy, sería bueno que rectificaran y dejen esa alianza con la peor derecha, la más corrupta de Europa.

Se abre una nueva época, muy difícil, que hay que abrir una nueva idea donde haya gente que  se sienten en una mesa con personas de diferente ideología donde se dialogue y se busquen soluciones buenas para todos, por muy complicado que parezca.

Hace cuarenta años  ya se votó una enmienda del PP sobre el artículo 155, que decía que se podían suprimir Autonomías y se votó en contra, por lo que se entiende que es inconstitucional por eso es una barbaridad la intervención represiva del uno de Octubre en Cataluña.

Tampoco hay una legitimidad para declarar la independencia con el 48 % de representatividad, pues con eso se puede gobernar pero no para declarar la independencia.

Los únicos que sin envolverse en banderas han propuesto una solución es Unidos Podemos, y no me gusta el voto de la venganza sino el voto de la reconciliación, como se está demostrando en el Ayuntamiento de Barcelona, o en Madrid, Cádiz, Zaragoza, A Coruña, Santiago de Compostela.

Hay que hacer un proyecto de país donde todos se sientan representados, con valores que valgan para llevar un proyecto entre todos y donde nadie se sienta excluido.

Que ninguna bandera les haga olvidar quienes son los corruptos, ni quien modificó el artículo 135 de la Constitución, privatizan la sanidad, ni que fuerza política pacto las amnistías fiscales, o cuentas en Suiza y se busque quien puede aportar ternura.