Viernes, 15 de diciembre de 2017

El partido

Celebro a este Salmantino UDS que es, como yo, un charro de dos orillas,  México en Salamanca y viceversa.

Creo que para los salmantinos futboleros, al menos hasta que se celebre el de la segunda vuelta, “el partido” será la forma de hablar del que tuvo lugar el domingo pasado en el Helmántico entre el Salmantino y Unionistas.

Qué bonito, volver a escribir el Helmántico con todas las letras; qué bonito haber visto notas en medios nacionales sobre “el partido”.

Lo seguí como pude, o sea, no lo vi, pero por Twitter me fui enterando de qué pasaba; desde antes (aquí era por la mañana), vi fotos de gente camino del estadio, con ese solecito de invierno, o sea, que me imagino que hacía como que calentaba; también imagino las copas de coñac (aquí, a nuestro coñac le dicen, bien dicho, brandy, porque coñac es el francés; pero bueno, en plan forofo, el del café para entrar en calor antes del fútbol (como es el de allá, le pongo acento) es y será coñac; donde manda memoria no gobierna la denominación de origen…

Con respecto a esto de que en Salamanca capital hayamos pasado de ninguno a dos equipos, no entro en la polémica, sobre todo, porque no estoy familiarizado con los intríngulis del porqué; solo les cuento que, cuando aquí me preguntan por mi equipo, últimamente decía que, a pesar de ser merengón, mi equipo, mi equipo es, era, la Unión, y ya no existía.

Por eso, cuando veo que es Salmantino UDS, no puedo evitar, otra vez la memoria, ubicarme un poquito más de ese lado, aunque le tenga cariño, desde lejos, a los dos… Es más, charro a distancia al fin, cariño le tengo también al Guijuelo, claro; desde aquí es fácil encontrar el afecto hacia lo que representa de dónde viene uno.

Pero es que, además, este Salmantino UDS es “más mío” por lo mexicano, como decía en la entradilla; de hecho, el gol del domingo lo metió un paisano, Martín Galván, lo que me hace una ilusión especial, curiosa; este Salmantino UDS comparte conmigo ambas orillas.

Y esta charrería global, oceánica, en tiempos de pruseses, de bréxites y de trumpadas, es, a mi humilde entender, un bonito símbolo: claro que vuelve la Unión, y más charra que nunca; cuenten conmigo.

@ignacio_martins

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)