Viernes, 15 de diciembre de 2017

Portugal cuenta y crea

Cuenta la historia que había una vez un pequeño conejo blanco que se fue al huerto para poder hacer una sopa de col. En esa aventura, se encontró con muchos amigos con lo cuales quiso compartir esa gran comida caliente.

El primero fue el gallo que vivía en la Avellaneda, que saludó al sol con su gran canto Kikirikíii y, paso a paso, conejo y gallo pasaron por un prado. Allí estaba ella pastando, la ovejita con su gran traje de lana. Ahora los tres, disfrutando de su paseo, llegaron hasta el mar ¿Sabéis con quienes se toparon? con cinco sardinas muy coloreadas y no dudaron en pasar un día en la playa

Oh!! El día de cuento iba llegando a su fin, pero antes de llegar al gran banquete en la casa de el pequeño conejo blanco, quedaban por avisar a los vecinos de la casa de enfrente: un matrimonio muy pobre que siempre cenaban un mendrugo de pan, aunque ese día… ¡¡Una gran sorpresa iban a disfrutar!

La literatura infantil una vez más vuelve hacer que el mundo que nos redea tenga otra(s) mirada(s). Un ejemplo de ello es la propuesta de PORTUGAL CUENTADurante el mes de octubre y de noviembre hemos realizado la tercera edición de este proyecto, enmarcado en el Programa de Cooperación Transfronteriza España-Portugal (POPTEC 2014 – 2020), dependiente del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), ideado desde la Biblioteca de Villamayor de la Armuña y ejecutado por Unpuntocurioso.

En él exploramos la cultura y literatura infantil portuguesa a partir de obras de calidad -algunas traducidas al castellano y otras donde aparece la iconografía portuguesa- a través de cuentos, canciones, poemas y otras sorpresas.

Las sesiones que desarrollamos acordes a la cultura y literatura portuguesa -en un espacio de lectura, pero también de juego y creatividad como la Biblioteca Pública de Villamayor u otros lugares lectores de Salamanca y Zamora en frontera con Portugal-, hacen que se abra una ventana hacia nuestros vecinos a partir de historias de tradición popular portuguesa. Tampoco faltan los juegos poéticos, las canciones, los sonidos y, una parte importante, las creaciones plásticas -por parte de los niños y niñas asistentes a casa sesión-, en torno a una muestra de cuadros donde aparece iconografía portuguesa como :el gallo, las sardinas, la música, los colores en sus azulejos, etc. Y, donde cada composición artística nos ayudará a conocer mejor la cultura portuguesa porque tienen mucho que contar.

Estamos muy contentas de volver con esta propuesta que tanto nos gusta y disfrutamos con nuestros mejores amigos, los libros, porque… “Si yo fuera un libro…”

Ilustración extraída del libro Si yo fuera un libro. José Jorge Letria y André Letri. Juventud. 

 

¡Saudade, amigos!

 

Soraya Herráez.