Sábado, 18 de noviembre de 2017

Practicando idiomas en una cafetería

Manolita Café Bar, en la calle Palominos 21, organiza este tipo de encuentros todos los miércoles por la tarde, a partir de las 20.00 horas
Salamanca, por la gran cantidad de estudiantes extranjeros que recibe al año, es una ciudad privilegiada para este tipo de intercambios

Los intercambios de idiomas con nativos del idioma en cuestión son una de las fórmulas más buscadas, por idóneas, para practicar y mejorar con esa lengua. Ayudan considerablemente a “ablandar el oído” y a que uno se suelte hablando ese idioma. Además, como aliciente añadido, se puede conocer a gente muy interesante en estos encuentros.

El escenario lógico y habitual de un buen intercambio es una buena cafetería. Un ejemplo lo tenemos en Manolita Café Bar, en la calle Palominos 21. Todos los miércoles por la tarde, a partir de las 20.00 horas, se organizan intercambios de inglés–español / español–inglés, coordinados por la escuela de idiomas Tía Tula.

Los intercambios parten de los alumnos extranjeros de español y locales de inglés de la escuela, pero se abren a todo el mundo, para que cualquiera pueda integrarse en ellos (con un coste simbólico de 3 euros que incluye una consumición básica).

Si tu idioma es el alemán, entonces tu día es el martes: todos los martes, también a partir de las 20:00h y también en la misma cafetería, hay intercambios de alemán-español / español-alemán.

Salamanca, por la gran cantidad de estudiantes extranjeros que recibe al año, es una ciudad privilegiada en este sentido: el de ofrecer la posibilidad de hablar con gentes de otras países en su propio idioma. No lo dejemos escapar y aprovechémonos de ello.