Sábado, 18 de noviembre de 2017

El pedaleo solidario de Álvaro Neil finaliza después de recorrer 115 países en 13 años

El ‘biciclown’ comenzó su aventura el 19 de noviembre de 2004 y su objetivo ha sido hacer sonreír a miles de personas  

Álvaro Neil descansa antes de comenzar este martes su marcha hacia Oviedo

Un 19 de noviembre de 2004, el asturiano Álvaro Neil salió de su Oviedo natal en bicicleta para seguir  a su corazón y cumplir un sueño, “conocer el mundo antes de morir”. Un 22 de noviembre de ese mismo año pasó por Salamanca y, ahora, la historia se repite en los últimos días de una aventura con la que ha pedaleado millones de kilómetros en 115 países. El próximo domingo, 13 años después, pondrá punto final a este peculiar viaje en su ciudad, Oviedo. Abandonó su trabajo y se dedicó a pedalear por los cinco continentes y a hacer sonreír a la gente.

De profesión payaso, Álvaro Neil cuenta que se ha dedicado a realizar espectáculos por el mundo de manera gratuita para la gente más desfavorecida allí donde ha ido con su bicicleta. Aventuras de un ‘biciclown’ que cuenta en su web biciclown.com “El último espectáculo fue en Grecia para los refugiados, antes en Japón cuando el tsunami”. “Cumplo mi sueño y llevo la alegría por ser un privilegiado, vivir mi sueño”. 

Habla cinco idiomas, es autor de seis libros y cinco documentales y se siente “afortunado” por contar con tantas personas que le siguen. “El mundo que yo he visto no es el que cuentan los medios”, afirma. La gente es mejor, y añade que los países musulmanes son muy hospitalarios y África es el continente de la hospitalidad y con el que se queda de todos los que ha conocido. 

África, Oriente Medio, Siria, Asia central, sudeste asiático, Australia, Nueva Zelanda, Hawai, Alaska, Argentina y Brasil para llegar a Europa de nuevo en 2016, recorriendo unos 80 kilómetros diarios. Durante todo este tiempo, asegura que ha contado con un presupuesto de 10 euros diarios para comer, “durmiendo en cualquier sitio”. Trece años dan para mucho, pero para experiencias negativas “contadas”. Neil reconoce que ha estado a punto de morir siete veces, en la mayoría de los casos por tráfico. “Y si volviera a nacer, volvería a hacerlo porque no hay mejor manera de vivir que cumplir tus sueños”.

Trece años sobre un sillín en cuatro bicicletas diferentes.  La que utiliza en los últimos kilómetros hasta Oviedo, acompañado por otro aventurero que conoció en Brasil, es una marca alemana  'Utopía’, que  soporta 80 kilos repartidos por toda la vida para llevar consigo su ropa, una cocina, el ordenador o la cámara.

“Para viajar no hay que saber idiomas, hay que estar con la mente abierta”.