Sábado, 18 de noviembre de 2017

Postureo

Esta semana el pleno del ayuntamiento de Salamanca ha aprobado una moción en la que instaba a la equiparación de salarios de la Guardia Civil y Policía Nacional con los cuerpos de seguridad que más cobran del Estado, léase los Mossos d’Esquadra, aún cuando ésta no tendrá más efecto que el simbólico, ya que los ayuntamientos no tienen competencia para ello.

Por otro lado, llama la atención que PP, C’s y PSOE hayan impulsado esta moción cuando, en octubre de 2015, los propios PP y C’s, con la abstención del PSOE, rechazaron en el Senado una enmienda de Compromís que solicitaba equiparar las condiciones de la Guardia Civil a las de la Policía Nacional (al tener la Guardia Civil las peores condiciones laborales de los cuerpos de seguridad), y que fue presentada por el senador Carles Mulet.

A este respecto, sorprende cuanto menos que hace 2 años PP, C’s y PSOE no estuviesen por la labor de mejorar las condiciones laborales de la Guardia Civil, aunque como nunca es tarde si la dicha es buena, bienvenido sea el paso que han decidido dar, por fin, en este sentido.

Y es que, en febrero de este año, el Congreso de los Diputados sacó adelante una moción que solicitaba equiparar las condiciones laborales de Guardia Civil y Policía Nacional, y que contó con un amplio respaldo, al votar a favor de la misma los grandes grupos parlamentarios, es decir, PP, PSOE, C’s y Unidos Podemos.

En un sentido parecido, a inicios de esta semana, el Senado precisamente debatió y aprobó por abrumadora mayoría la solicitud de una equiparación progresiva de las condiciones de guardias civiles y policías nacionales con otros cuerpos policiales existentes en España, véase Mossos d’Esquadra o Ertzaintza.

Y ciertamente, ya era hora de que se diese un paso adelante para lograr este objetivo y, especialmente, en el caso de la Guardia Civil, que lleva décadas aguantando tener que estar peor pagada que el resto de cuerpos de seguridad, pese a haber mostrado miles de veces su gran efectividad para con las labores que tiene encomendadas.

No obstante, al ser algo que depende del Estado, y al deber incluirse en los Presupuestos Generales del Estado, la última palabra siempre la ha tenido y la sigue teniendo el Gobierno, al cual habría que plantearle la pregunta de ¿Por qué se están tardando tantos años en dar pasos para la equiparación salarial de la Guardia Civil y Policía Nacional entre sí y con el resto de cuerpos policiales?

Dicho lo cual, y volviendo sobre la moción municipal presentada y aprobada en Salamanca, como apuntaba al comienzo, los ayuntamientos ni pinchan ni cortan en este asunto, por cuanto no es de su competencia. Y por ello, me apena que este tipo de mociones se presenten solamente para asegurarse un titular bonito en la prensa del día siguiente, en el cual nuestros concejales queden de maravilla, pero que no tendrá más efectos que la foto y el titular. Es decir, puro postureo.

Ciertamente, espero que nuestros representantes exijan más a sus superiores, empezando por reclamar lo que es de justicia y dependa de la decisión de Junta y Gobierno, y no ciñan su actividad a hacer un postureo que no va más allá de unos titulares vacíos en la práctica.