Jueves, 23 de noviembre de 2017

Sabores y distinción para el ‘Sí Quiero’ en Las Cabañas y en Finca El Ventorro

Con 125 años de historia, albergan espacios de ensueño diseñados para celebrar una boda inolvidable

Tras los centenarios muros del restaurante Las Cabañas se encuentra buena parte de la vida social de Peñaranda y provincia. Salones, mesas y pasillos que atesoran los eventos que mayor felicidad han ofrecido durante sus 125 años de existencia a generaciones enteras de personas, mezclando la calidad de una cocina con esencia propia con los mejores y más destacados momentos de ciudadanos, clase política y artística e incluso nobleza. Y ni que decir tiene que en el día más importante en la vida de una pareja como es su boda, este restaurante y su extenso y destacado equipo de profesionales se han sabido ganar un lugar tan destacado que hoy en día reciben los ‘sí quiero’ desde numerosos puntos de España.

Para conocer sus orígenes debemos trasladarnos a finales del siglo XIX, cuando Peñaranda se situaba como un importante nudo de comunicaciones entre las dos Castillas, Extremadura, y el mercado, que en su día protegió el rey Juan II. Un destacado núcleo en el que se daban cita gentes que llegaban en carros y mulas a vender sus productos. Fue entonces cuando la “abuela Leandra”, una buena guisandera de pueblo, abrió un fogón más “porque estaban sobrados de mesones y posadas, debido a la importante afluencia de mercaderes”. Esa fue la semilla que hacía germinar Las Cabañas, donde ya se podían disfrutar delicias como la chanfaina, amarguillos y aguardientes.

Las perdices rojas o el tostón cuchifrito son algunos de los recuerdos y manjares que aún perviven en esta casa centenaria, hoy regentada por los hermanos Manuel Vicente Díaz, Gerardo Díaz y su madre María Hernández Alonso. El largo pasillo de Las Cabañas es un museo del gran hacer. De sus paredes cuelgan distinciones y trofeos que diferentes organismos culinarios han otorgado a esta casa. Entre ellos destacan el Trofeo de Tradición y Prestigio, la Placa a la Calidad Gastronómica Internacional o el Trofeo al mejor Servicio y Calidad. Y unos pasillos por los que además han transitado camino al ‘buen yantar’ comensales tan ilustres como Miguel de Unamuno, Camilo José Cela, Torrente Ballester, banqueros, artistas y Su Alteza Don Juan de Borbón, acompañado de ilustres personajes del mundo de la aristocracia y el mundo de la comunicación y las artes.

Un establecimiento emblemático, situado en la calle Carmen, al que desde 2006 se suma su elegante hotel en el que la tranquilidad se combina con sus lujosas habitaciones equipadas con tecnología de vanguardia y una decoración exquisita. Un lugar ideal para el descanso y el disfrute de novios e invitados en el que sin duda será un día irrepetible.

El Ventorro, boda de ensueño

Un lugar de ensueño al que debemos añadir la joya de la corona, el que sin duda es su espacio más conocido y solicitado para celebrar la que será con toda seguridad una boda de ensueño: la Finca El Ventorro.

Un amplio y exclusivo espacio que nace en el año 2008 para ofrecer un servicio único y diferente en una celebración tan importante. Un lugar en el que novios e invitados convivirán con la elegancia y la naturaleza en un enclave diseñado minuciosamente y en el que no faltan los detalles de distinción que la han hecho reconocida en toda la provincia, generando que anualmente sean cientos las parejas que la eligen para realizar sus celebraciones nupciales. Salones como el ‘María’ con capacidad para 450 personas, o el salón ‘Petra’ que puede albergar hasta 350 comensales, vienen a sumarse a otras muchas estancias donde tienen cabida todo tipo de celebraciones y eventos, haciendo de este recinto un lugar único y exclusivo para ofrecer un festejo irrepetible y que se mantiene vivo, en constante evolución, adaptándose así a las necesidades y los gustos de los que ya serán recibidos a sus puertas como marido y mujer.

Y ni que decir tiene que la cocina es el gran timón de esta gran empresa familiar dedicada en cuerpo y alma a hacer agradable y distinguida la visita de sus comensales. Menús cargados de calidad e innovación que se confeccionan minuciosamente junto a los novios para que desde el primer entrante y hasta el último plato sea una sorpresa continua para el paladar, combinando sabores con carácter propio, productos de primera calidad y alta cocina, lo que genera un sello con denominación propia de calidad, algo que los ha hecho reconocidos por innumerables parejas que destacan su comida, decoración, ambientación exquisita y la atención de sobresaliente.