Domingo, 19 de noviembre de 2017

¿Quién quiere probar sus dotes compositivas?

Hace unos días aparecía en el perfil de Facebook de Nobuyoshi Sano, productor de música de videojuegos, la fotografía que acompaña a este texto.

Dicha fotografía hace referencia a un sistema llamado KORG Gadget, creado para la nueva Nintendo Switch y que permitirá a los usuarios crear su propia música.

Todo parece indicar que se trata de un juego que puede ser usado, simultáneamente, hasta por cuatro jugadores, los cuales tendrán la posibilidad de colaborar en la creación de melodías y ritmos, ya que el sistema ofrece treinta sintetizadores y varios packs de ritmos para ayudar a los usuarios a recrear su estilo de música preferido.

Para entrar en situación, un poco de historia. En la década de los sesenta el fundador de la empresa Korg se metió de lleno en la creación de un prototipo de teclado sintetizador que incorporase una caja de ritmos. Este primer prototipo a cargo de Fumio Mieda, ofrecería unas posibilidades solo vistas hasta el momento en los enormes sintetizadores que venían usándose, como ya vimos en algún otro artículo de este Mirador Musical, de forma experimental en el ámbito de la música electroacústica.

Los sintetizadores monofónicos (daban opción a ejecutar una melodía de una sola nota a la vez) se fueron desarrollando y con el tiempo, los sintetizadores de Korg, ofrecían la posibilidad de crear diferentes sonidos y ritmos gracias a sus funciones de sintetizador (un sintetizador cuenta con múltiples opciones de síntesis de sonido para la creación y modificación de una onda sonora, a diferencia de un órgano que ya tiene los sonidos predefinidos). Surgieron así los complejos sintetizadores polifónicos (los cuales ya podían reproducir varias melodías a la vez), destacando los famosos MS10 y MS20, usados por los más famosos artistas de finales de los setenta y principios de los ochenta.

La forma de componer música electrónica hoy en día es un complejo proceso que pasa por los DAW (Digital Audio Workstation) y programas informáticos instalados en ordenadores de altas prestaciones, con los que crear meticulosamente cada melodía armonizando cada instrumento cual metódico pentagrama.

Es por eso que llega, de nuevo, la tecnología para los menos adentrados en la teoría musical. Con la creación de KORG Gadget, los melómanos nostálgicos podrán ponerse en la piel de los compositores de videojuegos y crear sus propios temas musicales para la nueva Nintendo.

Las posibilidades con las que cuenta el juego van más allá del mundo del videojuego en sí, acercándolo más a una aplicación musical para desarrollar, mediante la pantalla táctil y eligiendo entre dieciocho sesiones diferentes, sonidos que luego podamos utilizar en nuestros juegos.

¿Quién quiere probar sus dotes compositivas?