Jueves, 14 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

La Guardia Civil vive la celebración más patriótica y multitudinaria de su patrona

CIUDAD RODRIGO | Durante los actos se impuso una Medalla al Mérito a Rufino Garduño Calvo

La situación que se está viviendo en Cataluña durante estas semanas ha acabado provocando, cual ‘efecto mariposa’, que la celebración de este año de la patrona de la Guardia Civil en Ciudad Rodrigo haya sido la más patriótica y la más multitudinaria que se recuerda, todo ello además con una gran climatología después de la lluvia de hace dos años y la inestabilidad del año pasado.

Si habitualmente la Virgen del Pilar y los agentes únicamente cuentan con la compañía de familiares y algunos fieles de la Parroquia de San Cristóbal, este año se acercaron hasta el Cuartel unas cuantas decenas de mirobrigensesvarios de ellos con banderas de España- para mostrar su apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, respondiendo a la convocatoria realizada vía whatsapp y redes sociales.

Entre las personas que se acercaron por allí también estuvo Tato Galerías con su famoso Publibus para ir ‘narrando’ la concentración ciudadana y los vivas que se dedicaron a la Guardia Civil o a España.

Parte de esos ciudadanos concentrados a las puertas del Cuartel llegaron a entrar dentro siguiendo la invitación del Capitán de la Compañía de Ciudad Rodrigo, Santiago Ruiz Fernández, para presenciar los habituales actos que tienen lugar en el interior antes de desarrollarse la procesión de la imagen de la Virgen.

Estos actos previos incluyeron una novedad, la imposición de una medalla, algo que se suele realizar en el vino español que tiene lugar como conclusión de la mañana de celebraciones en honor a la patrona, pero que este año se suspendió también al hilo de la situación de Cataluña, como apoyo a los agentes de la Guardia Civil desplazados hasta allí. El reconocimiento recayó en Rufino Garduño Calvo, que recibió de manos de la concejal Beatriz Jorge Carpio la Cruz con Distintivo Blanco de la Orden del Mérito de la Guardia Civil.

Además de la entrega de la medalla, el Capitán de la Compañía ofreció un pequeño discurso, resaltando que “todos somos Guardia Civil, algunos por imperativo legal y todos por mandato moral”. Tras el discurso, se procedió a la interpretación por parte de los agentes del Himno de la Guardia Civil, que se tuvo que hacer a capela por problemas técnicos. Hay que apuntar que, justamente este año que la asistencia de público fue multitudinaria, el número de agentes participantes fue bajo.

A continuación, llegó el momento de interpretar el Himno de la Virgen del Pilar, antes de colocar junto a su imagen unas cuantas flores. En ese momento dio arranque la procesión, lanzándose tanto dentro como fuera del Cuartel vivas a España, al Rey y a la Guardia Civil. La comitiva procesional –en la cual la imagen fue transportada por mujeres familiares de agentes- transcurrió como siempre por las calles Laguna, Lorenza Iglesias y San Cristóbal, perdiéndose seguimiento por el camino, aunque la Parroquia de San Cristóbal registró un lleno de fieles.

La eucaristía en el templo fue presidida por el Obispo Raúl Berzosa, quién estuvo acompañado de varios sacerdotes más, entre ellos el párroco Rafael Caño. En la parte final de la celebración, el Obispo invitó a tomar la palabra al Capitán de la Guardia Civil, quién manifestó –al hilo de las palabras de Berzosa durante la celebración- que “son tiempos para la fraternidad; todos los sentimientos están a flor de piel, pero deben ser guiados por la razón”. En ese momento recordó que la celebración no tendría este año parte lúdica en apoyo a los agentes desplazados a Cataluña.

Tras una oración por los difuntos y la interpretación de la Himno de la Virgen del Pilar, el Obispo cerró la celebración pidiendo a los agentes que la Virgen les inspire para que “seáis un pilar firme, que veáis las cosas por encima, y que no os dejéis aprisionar por las críticas”. Como cierre, Berzosa lanzó vivas a la Virgen, a la Guardia Civil, y “a todos los españoles”.

A lo largo de la mañana participaron en los actos varias autoridades, como concejales de PSOE, Ciudadanos y PP de la Corporación Municipal con el alcalde Juan Tomás Muñoz al frente –que este año sí estuvo en la misa-, el procurador en Cortes Juan Luis Cepa y los alcaldes de varios municipios de la comarca (al menos estuvieron los de Sancti-Spíritus, Bienvenido Garduño; El Payo, Agapito Pascual; y Fuenteguinaldo, Dionisio Sánchez).

De igual modo, como es tradición, también participaron los presidentes de Cruz Roja y los Bomberos, Ángel Agudo y Jesús Muñoz; el jefe de la Policía Local, Narciso Caridad; y representantes de la Policía Nacional y de la GNR portuguesa.