Domingo, 22 de octubre de 2017

Soledades compartidas

Hasta el 85% de los jóvenes son dependientes del móvil, las redes sociales y la mensajería instantánea

Bueno, en realidad, se trata de una de esas cuestiones que uno oye en la radio o la televisión medio de pasada y aunque no le has prestado atención, de algún modo queda almacenada en la memoria, hasta que sin saber muy bien porque emerge a primer plano y caes en la cuenta de que es algo importante.

Hace unos días iba en autobús a Salamanca. No más de 15 personas viajaban conmigo y a excepción de una señora mayor y yo, el resto iban pendientes de la pantalla de su móvil. Llegado a mi destino tuve una reunión con 5 compañeros y el primer gesto de todos fue colocar sus móviles sobre la mesa, incluso mirar sus redes por si habían recibido algo, yo lo había dejado en casa porque reconozco que no soy muy fiel al mío. Recordé también que comiendo la gente sacaba fotografías de los platos que nos servían para mandárselos a sus contactos y, por supuesto, una foto de grupo.

Hasta el 85% de los jóvenes son dependientes del móvil, las redes sociales y la mensajería instantánea, son los datos que arroja un estudio realizado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), pero el caso es que entre adultos se da también esta dependencia.

Muchas, demasiadas personas, comparten sus vidas en entornos virtuales, airean tanto sus alegrías como sus penas a través de unas redes que calificamos como “sociales” cuando en realidad se trata de redes construidas por soledades compartidas. Un conjunto de agujeros unidos por una cuerda, que decía un buen amigo mío cuando en broma definía lo que para él era una “red”, pues creo que una red social es un conjunto de personas solitarias unidas, en muchos casos, por la cuerda de su soledad. 

Cierto que las nuevas tecnologías tiene enormes ventajas, muchas aún por descubrir, pero seguro que acarrean también graves peligros igualmente por descubrir, ya que los seres humanos tenemos esa preocupante habilidad de transformar lo útil en imprescindible, de forma que lo que debieran ser herramientas eficaces, terminan transformarse en indispensable apéndices nuestros tan necesarios como los dedos, las orejas o las narices.

Vivimos en los tiempos del deseo y de la recompensas inmediatas sea esta material o sentimental. Lo queremos todo y lo queremos ya, al menos ese es el mensaje que transmitimos. Quiero ver las fotos de tu viaje ¡ya!, quiero hablar contigo ¡ya!, quiero ver lo que estás comiendo ¡ya!, quiero recibir cariño y reconocimiento ¡ya!, porque estoy de bajón y todo ello creemos poderlo alcanzar con un simple clic, un “me gusta”, un “compartir”. Nuestros móviles nos dan todo eso y eso resultan indispensable ya que de otra manera no sabríamos cómo conseguirlo, bueno tal vez sí, pero tendríamos que esperar y hoy la paciencia no está de moda, no tenemos tiempo para ella.

Pero, ciertas cosas que de verdad importan como el amor, el éxito, la felicidad, la auto- estima, son cosas que requieren tiempo, en ocasiones podemos logar algunos trozos, pero el viaje completo es arduo, largo y difícil[i]. En algún sitio leí: Hay dos cosas que te definen, tu paciencia cuando no tienes nada y tu actitud cuando lo tienes todo. Gran verdad, porque hoy lo tenemos todo y eso define nuestra actitud.

Las nuevas tecnologías son instrumentos y por tanto, al igual que utilizando un fuego controlado podemos obtener una estupenda barbacoa y compartirla con los amigos, si este fuego se descontrola podemos morir en el incendio. Porque las cosas no son buenas ni malas en sí mismas todo depende del uso que les demos y las adicciones siempre son peligrosas porque nos esclavizan, nos roban nuestra libertad.

Oscar Wilde decía: Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo. Y vivir es sentir la cercanía de un amigo, mirar a los ojos a nuestros hijos, compartir un baile, saltar junto a la gente en un concierto, tomar unas cañas mientras hablamos y arreglamos España, estas son cosas que no debemos permitir que nos robe la tecnología.