Lunes, 11 de diciembre de 2017

Ganemos Salamanca realiza propuestas para parar la ‘sangría’ que supone Castro-Enríquez

Gabriel de la Mora expone que la finca tiene un gasto de 661.000 euros y recupera solo 180.000 lo que deja un déficit de 482.000 euros en 2017

Gabriel de la Mora, en la sala de prensa de la Diputación

El diputado por Ganemos Salamanca, Gabriel de la Mora, explicó este lunes en una rueda de prensa las propuestas y diferentes iniciativas que su grupo tiene para la Dehesa y finca de Castro-Enríquez, terreno que gestiona la Diputación y que en la actualidad es una rémora para la administración con un negativo de 482.000 euros en este 2017, después de ver que se ha gastado 660.000 euros y solo se ha recuperado 180.000 en venta de productos y ayudas de la PAC.

En su opinión la finca supone “un gran déficit para los escasos resultados que se obtienen de la misma, no tanto por la falta de beneficios, si no por los escasos resultados en investigaciones y desarrollos, puesto que estos gastos se dedican únicamente al mantenimiento de una explotación agraria como cualquier otra, encontrándose pendiente de obtener la carta verde después de muchos años de bloqueo de la misma”.

Dentro de los objetivos de Ganemos sería bueno “recuperar Castro Enríquez, y ponerlo al servicio del campo de Salamanca a través de una gestión de excelencia, la investigación y la extensión agraria. Para ello explicó tres modelos. Uno la gestión autónoma de la Diputación mediante la contratación de personal y una estable, suficiente y adecuada dotación presupuestaria. Otro realizar un convenio de gestión con la Junta de Castilla y León. Y un tercero que sería un mantenimiento de la situación actual, incorporando mejoras graduales. Para el mismo realizó un decálogo de propuestas:

1. Contratación de un Director Técnico, con conocimientos de gestión de sistemas agrarios a nivel de máster y conocimientos de comunicación y extensión agraria.

2. Redacción del plan de ordenación general con todas las actividades a desarrollar en el centro.

3. Introducción de sistemas de control de las producciones mediante sistemas informatizados en relación, al menos, a la gestión de los cultivos, el monte y las distintas especies ganaderas.

4. Conversión ecológica de la finca para certificar las producciones conforme la normativa vigente, cumpliendo con los requisitos de gestión inherentes a dicha condición.

5. Mejora de la gestión forestal, con el objetivo de la conservación de las masas existentes y la realización de experimentos. Esta propuesta probablemente requeriría la reserva de ciertos cuarteles para la regeneración natural y experiencias de repoblación con bellotas y plantones micorrizados.

6. Introducción del porcino ibérico. La gestión de los distintos ganados en una explotación es un asunto complejo, pero que reporta grandes beneficios tanto económicos como ecológicos, siendo evidente que no puede entenderse una dehesa de encinas sin el porcino ibérico que aproveche las montaneras, no siendo imprescindible la adquisición de reproductoras en el corto plazo.

7. Apertura de las bases de la convocatoria de proyectos de investigación a cualquier organización dedicada a la investigación agraria, mediante concurrencia competitiva, lo que incentivaría la participación de equipos profesionales consolidados.  Una buena opción podría ser financiar tesis doctorales o contratos post-doctorales y los gastos de experimentación/seguimiento integrarlos en la gestión ordinaria.

8. Promover nuevas líneas de investigación y desarrollo en relación a proyectos relacionados con nuevas tecnologías aplicables a la dehesa de Castro-Enríquez, proyectos de experimentación con pastizales y mejora de especies pratenses, proyectos para estudios de conservación del monte (seca, repoblaciones, etc.). Se trataría de reorientar parte de la financiación existente hacia los proyectos de investigación y experimentación que la propia Diputación no podría llevar a cabo de forma directa, al carecer de personal adecuado.

9. Establecer un plan de extensión y difusión agraria que en primer lugar difunda las actividades y experiencias de Castro-Enríquez a los sectores interesados y en segundo lugar todas las innovaciones y mejoras relacionadas con la dehesa que se han venido produciendo desde hace décadas. Este plan debe contener numerosas acciones informativas y divulgativas, así como encuentros y visitas a fincas de todo el oeste peninsular para cualquier profesional. Esta acción puede realizarse mediante la contratación de personal especializado o mediante la externalización mediante convocatoria competitiva entre organizaciones y empresas del sector especializadas en la dehesa y la extensión y la comunicación agraria.

10. Realización de cursos prácticos de especialización dedicados a la poda del encinar, realizados por profesionales con conocimiento teórico y experiencia acreditada, mediante convenios con la Consejería de Educación y el EcyL.

Foto: Ángel Arroyo