Lunes, 11 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Ángel Martín Carballo, nuevo presidente del Cabildo de la Catedral

CIUDAD RODRIGO | El anterior presidente, Ángel Olivera, pasa a ser emérito, al igual que otros cuatro canónigos

Imagen del acto en que Ángel Martín Carballo entró como canónigo en septiembre de 2015

El párroco de El Sagrario y San Pedro-San Isidoro, Ángel Martín Carballo, ha sido elegido como nuevo presidente del Cabildo de la Catedral de Santa María de Ciudad Rodrigo, lo que significa, a efectos prácticos, que se convierte en el nuevo máximo responsable de todo lo referente a la Seo mirobrigense.

Nacido en El Sahúgo en noviembre de 1947 (por lo tanto, el próximo mes cumplirá 70 años), Ángel Martín Carballo fue ordenado sacerdote en 1972, compaginando a lo largo de 41 años el sacerdocio con la docencia, tanto en el Colegio San José como en el Seminario de San Cayetano. Ángel Martín lleva 26 años como párroco de El Sagrario y 8 al frente de San Pedro-San Isidoro, tareas que compatibilizará con su nuevo cargo.

Tras ejercer como canónigo de la Catedral desde septiembre de 2015, Ángel Martín Carballo ha sido elegido por el cuerpo de canónigos para relevar al frente del Cabildo a Ángel Olivera Miguel, que accedió al cargo en mayo de 2014, sustituyendo a Nicolás Martín Matías, quién estuvo un período más largo, de 6 años.

Tanto Ángel Olivera como Nicolás Martín pasan a ser canónigos eméritos de la Catedral, lo mismo que otros tres canónigos a los que el Obispo también ha aceptado su renuncia: Bernardino San Nicasio Rubio, Andrés Bajo y Carlos López Miguel.

Ángel Martín Carballo estará acompañado en su nuevo cometido por Prudencio Manchado Vicente como Ecónomo Capitular, Vidal Rodríguez Encinas como Administrador y Tomás Muñoz Porras como Secretario. Precisamente, el nuevo presidente del Cabildo ha resaltado que “no soy yo solo el que decide, ni ordena y manda, soy uno más que a lo mejor tiene que firmar más que el resto pero se decide colegialmente”.

El nuevo presidente apunta que “todo lo que sea prestar un servicio a mi tierra y a la función de Ciudad Rodrigo es para mí un orgullo”. En torno a la Catedral, considera que “debemos cuidar para que el culto y todos los actos religiosos sean lo más dignos posibles”, añadiendo que “al mismo tiempo se trata de un edificio que tiene un valor artístico grande y por lo tanto tenemos que cuidarlo, pero entre todos”.