Martes, 24 de octubre de 2017

La Diputación publica la primera monografía histórica sobre los nombres de los salmantinos

José Luis Martín es el autor de ‘Antroponimia salmantina’, obra que analiza la evolución de los nombres y apelativos desde el siglo XII hasta el siglo XX
José Luis Martín, Julián Barrera y Francisco Blanco, en la presentación del libro. Foto: Alejandro López

La Diputación  de Salamanca ha presentado hoy la primera monografía que se publica sobre la historia y la evolución de los nombres propios de los salmantinos. El profesor e historiador José Luis Martín Martín es el autor del libro ‘Antroponimia salmantina’, una obra que analiza los usos de determinados nombres, apelativos y motes entre los siglos XII al XX y la proliferación de los mismos según el estatus social o las modas a lo largo de estos nueve siglos.

Según ha explicado José Luis Martín, el libro ofrece un riguroso análisis que va más allá de la curiosidad sobre cómo nos hemos llamado, “se trata de buscar las causas y los motivos de los cambios”. Así, en el siglo XII a los salmantinos se les conocía por los apelativos y hasta  el siglo XVI los nombres predominantes están relacionados con la tradición cristiana y con los apóstoles. “Hasta el siglo XVI se utilizaban los nombres del Nuevo Testamento y del santoral, mientras que los del Viejo Testamento eran para los judíos”, ha explicado el autor.

José Luis Martín ha subrayado que en el siglo XVI se producen cambios notables y se desarrollan nuevos nombres como dominantes, por ejemplo, José, que hasta entonces era nombre de judíos y que en ese momento toma relevancia ligado a la “espiritualidad carmelita y también los nombres de los Reyes Magos comienzan a generalizarse por el uso de los belenes”, según el profesor e historiador.

Otro de los aspectos en los que incide ‘Antroponimia salmantina’ es en el proceso de formación de los apellidos “que iniciaron los nobles por la transmisión de bienes al primogénito varón y no todos los hermanos heredaban los mismos apellidos”, así como en los cambios notables que se producen en la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, cuando se empiezan a aplicar a los niños cuatro o cinco nombres “por el deseo de socializar y de cumplir con los compromisos familiares”. A finales del siglo XX se abandonan nombres como José, Isabel o Manuel y surgen los nombres que predominan en la actualidad, lo que pone de manifiesto que “los diferentes cambios sociológicos se ven reflejados en esta evolución de los nombres”, ha indicado José Luis Martín.

Tanto el diputado de Cultura, Julián Barrera, como el director de Instituto de las Identidades, Francisco Blanco, han destacado la importancia de esta publicación por ser pionera en el campo de la antroponimia salmantina y por recoger un riguroso e exhaustivo trabajo  sobre los nombres propios “que nos permite asomarnos a un aspecto en el que nadie se había parado a mirar”. La Diputación, a través del IDES, ha editado 500 ejemplares que se pueden adquirir a un precio de 12 euros.  

Fotografías: Alejandro López