Lunes, 23 de octubre de 2017

Respeto

Respeto, según el diccionario de la Real Academia Española de la lengua, viene del latín respectus, atención, consideración sobre la excelencia de alguna persona o cosa...

Respeto, según el diccionario de la Real Academia Española de la lengua, viene del latín respectus, atención, consideración sobre la excelencia de alguna persona o cosa, sobre la superior fuerza de algo, que nos conduce a no faltar a ella, a no afrontarlo, por ejemplo a la ley, a la palabra dada, miramiento y atención a los ancianos… Pues bien, iniciamos este mes de octubre con dos diálogos a pie de río, el primero es que por fin se cierra la temporada de pesca de salmónidos. Podíamos explicar cómo se ha desarrollado la temporada, pero esto puede esperar puesto que tenemos dos clases de salmónidos, los que por ley hay que sacrificar y los que tenemos que devolver a su estado natural con vida. No entiendo mucho de genética, pero viniendo del mismo sitio, piscifactoría o centro ictiogénico, ambas manipuladas por el hombre, no entiendo por qué se usa una vara distinta de medir.

Bien, ahora los grandes pensadores se reunirán para debatir y legislar la próxima temporada de pesca en general, y es aquí donde empieza la polémica, porque un colectivo tan numeroso de personas y sociedades, con intereses totalmente opuestos y sin posibilidad de dialogo, tratan de buscar enfrentamientos y no encuentran soluciones que puedan beneficiar a todos. La pena es que a los pescadores tradicionales, que somos miles, no se nos representa ni escucha, solo una minoría de pescadores, algunos muy radicales, imponen su criterios por encima del resto de pescadores, y aquí empieza el segundo dialogo a pie de río.

Hay un dicho que dice que dos no discuten si uno no quiere. Últimamente encuentro que la palabra ‘respeto’, se ha perdido en el vocabulario de mucha gente a todos los niveles y en todos los sentidos. Hemos perdido el respeto a la ley y las normas, el respeto a nuestros mayores y maestros, el respeto a nuestros médicos, abogados, políticos y representantes  de la ley y el orden como son los Cuerpos de Seguridad del Estado, que velan por nuestra seguridad y tranquilidad; el respeto a nuestras tradiciones y fiestas, el respeto al medio ambiente y a la vida rural, el respeto de ecologistas y proteccionistas, el respeto inclusive a nuestros semejantes, y lo que es peor, el respeto entre los mismos pescadores, el respeto a nuestra bandera y al Estado español, el respeto en general; y así no pueden ir bien las cosas. Con lo fácil que sería dialogar, ceder y buscar un entendimiento que no beneficiara a todos pero sí a la mayoría, aunque algunas leyes y normas no nos gusten o no sean de nuestro agrado. Pero las leyes y normas están para respetarlas, y así la convivencia diaria y la de nuestra aficiones nos ayudarán a mantener nuestra vida familiar y deportiva, en la que todos podamos disfrutar de las buenas cosas que tenemos en este maravilloso mundo llamado planeta Tierra, en el que nos ha tocado vivir y sobre el que tenemos la responsabilidad todos de dejarlo a los que nos siguen en mejores condiciones de las que nos lo encontramos. Buena pesca.

Por José Ignacio Henández