Viernes, 15 de diciembre de 2017

¡Arriba Cadenas!

                                                                                  ¡Abajo cadenas!

gritaba el señor

y el pobre en su choza

Libertad pidió:

a este santo nombre

tembló de pavor

el vil egoísmo

que otra vez triunfó.

 

Fragmento del Himno de Venezuela

 

En el Centro de Estudios Brasileños de la Universidad de Salamanca se realizó la lectura poética de la obra del escritor venezolano Rafael Cadenas, quien estuvo acompañado por Alfredo Pérez Alencart, profesor de la Universidad de Salamanca; y por el también escritor Antonio López Ortega. Este acto formó parte del merecido homenaje que la Universidad de Salamanca organizó para reconocer la obra de Cadenas, el mismo fue coordinado por la catedrática Carmen Ruiz Barrionuevo, del Departamento de Literatura Española e Hispanoamericana de la USAL.

Cadenas leyó algunos de sus más emblemáticos poemas, precediéndolos de comentarios de muy diversa índole: eruditos y académicos, jocosos y salpicados de fino humor, sin faltar alguna referencia a sus dolencias seniles y a sus vívidas experiencias como lector y escritor; igualmente tuvo palabras de elogio y gratitud para con los diversos creadores que han concitado su interés de profesor universitario, acucioso investigador y reflexivo poeta.

El escritor – sin tapujos ni alfeñiques - efectuó acervas críticas al Socialismo del siglo XXI aupado por la hablachenta e ineficiente Revolución Bolivariana, liderada por el difunto Comandante Hugo Chávez y continuada por el chofer de autobuses Nicolás Maduro, acompañados por una camarilla de corruptos e inútiles pseudo -  revolucionarios castro – comunistas.

Acerbamente el poeta criticó los peligrosos preceptos sobre los que la nomenklatura bolivariana ha cimentado su vigencia durante largos veinte años de oprobioso gobierno socialista: un exagerado abuso de la noción de patria, esa enfermedad infantil que se llama nacionalismo, el vetusto concepto de soberanía nacional en un mundo de crecientes interdependencias, la conculcación de la libertad personal y el atentado continuado a la democracia. En especial, el escritor se refirió muy dolidamente a la dolosa y premeditada destrucción de un país que antes era para querer y hoy es para llorar y sufrir.

En 2002, escribí este premonitorio poema que leí el 5 de julio, día nacional de Venezuela, en el Instituto de Empresa de Madrid.

 

BOLIVARIANOS

 

¡Lo destruyeron todo

  todo lo destruyeron!

 

Queda la placa

de un país sin nombre

 

¡Lo acabaron todo

 con todo acabaron!

 

Las hojas secas recubren

       los restos

del cuerpo institucional

un perro hirsuto

reclama gruñendo

      su porción

de cadáver insepulto

dos chivos negros

relamen la ladera

de un convento sin dioses

campanas ni plegarias

 

¡Coño!

resta un bostezo   un sollozo

¡se lo llevaron todo

 todo se lo llevaron!

 

En Venezuela es frecuente entonar el Himno en las marchas y manifestaciones en contra del gobierno bolivariano, chavista, castro – madurista y antiimperialista, para demandar ¡Abajo Cadenas!  En Salamanca, después de la sentida lectura y los valerosos comentarios del escritor homenajeado, hemos podido gritar con orgullo libertario:

¡Arriba Cadenas!