Sábado, 21 de octubre de 2017

El arte a caballo bajó el telón en La Glorieta

Puerta grande para Hermoso de Mendoza, Sergio Galán y Lea Vicens en la tarde de despedida, Día de San Mateo, de la Feria Taurina de Salamanca
Puerta grande para Hermoso de Mendoza, Sergio Galán y Lea Vicens en La Glorieta. Foto: Adrián Martín

Hoy día de San Mateo se cierra La Glorieta con este espectáculo ecuestre, que ya viene durante años siendo el que remata el abono. Fue siempre este 21, el día de la provincia, y lo cierto es que no pocos visitantes de los pueblos de esta se acercaban, y se acercan, a la capital una vez concluidas las labores de campo.

Para rejonear no solo es preciso que el caballero conozca la técnica, mida el esfuerzo, posea gracia y domeñe el valor; es también muy necesario que el caballo tenga sangre torera, para que este conjunto armonioso mantenga la viveza y emoción. Una cosa es que el caballo obedezca a la mano y la pierna que le manda, y otra el cómo realizar ese mandato que todos siguen mecánicamente. Es el caso de muchos de los caballos de sangre torera, como son los que manejan este grupo de rejoneadores, y en especial Mendoza, que ha devuelto al toreo a caballo una prestancia, una emoción y un colorido, como nunca ha tenido este espectáculo. El caballo torero como decimos, le echa arte, es un caballo que presiente y luego siente las suertes, son ejemplares asombrosos, donde su sensibilidad equina es bien conocida por el rejoneador...

Hoy son muchos los que se asoman en todas las plazas porque este arte ha recobrado el beneplácito del público. Hoy se realizan las suertes desde la montura con verdadero riesgo y pureza, aunque entre estos también existen los niveles y hay quien aprovecha la espectacularidad, entre otras cosas, porque al igual que el toreo de a pie al personal le gustan mucho las florituras, los caballazos, los alardes, las cabriolas y los aires teatrales, mucho más que lo que significaba, el fundamento, la razón y el respeto del arte de rejonear.

La corrida ha sido de los herederos de Ángel Sánchez y Sánchez, y con el encaste de Murube, el amigo Félix, con una buena base de afición, lleva años manteniendo en muy buen tono, más aún si los rejoneadores figuras, piden matar sus toros, parece ser que este encaste, es el más propicio para dar espectáculo. Y en Salamanca podemos decir que ya es un clásico en los últimos años.

Abrió plaza Mendoza, que no es raro que este rejoneador  haya abierto la puerta grande tal y como acostumbra cada tarde, pero - en modesto entender- parece que anda un poco atorado, parece que el navarro va perdiendo frescura, no en vano lleva cantidad de años en la primera línea del rejoneo, hoy cortó dos orejas, con toreo muy ajustado clavando bien en todos los terrenos parecía el toreo mágico de otras tardes. En el segundo de su lote, algo más parado el animal, en una línea menos espectacular y un toreo más discreto mantuvo el tono, manejó mal el rejón final, trasero caído y descabello, labor silenciada

Sergio Galán, que lleva años afincado en esta provincia y es posiblemente el más sobrio del escalafón de rejoneadores, sin embargo no torea tanto como Mendoza o Ventura, maneja con temple la alta escuela, tiene caballos muy en su tono y forma de montar, y hoy ha sido a la postre quien manteniendo esos valores ha cortado dos orejas de su primer Murube con un toreo como digo serio y clavando arriba, en una faena muy templada, con mucha enjundia toreo. En su segundo enemigo clavó en lo alto superándose, llegando mucho a la cara del astado, manejó mal el rejón de muerte y tras varios pinchazos, mató de entera traserita y descabello, silencio.

Cerraba la tarde una amazona Lea Vicens que realizó una monta de alta escuela, toreó un tanto despegada en la distancia, mal en los rejoncillos, y clavó de forma desigual los palos, siempre un tanto forzada, el toro no es un “acerico” hay clavar reunido y arriba, no en los costillares. Mejoró con el cambio de monturas, se fue confiando y logró una faena con buen tono, la oreja cobrada fue un exceso de la plaza y la presidencia. Mejoró su toreo y en la formas de clavar en el segundo de su lote, mostró un toreo más refinado, clavó con solvencia, algún arpón caído,- en mi opinión- que aún le falta madurar, poner un poco más de sosiego, mando y temple, pero tiene gran afición y entrega. Cerró su actuación con entera en buen sitio, y la plaza ya desbordada, desorbitada de triunfalismo, le concedieron dos orejas.
Y así lo vi. Y así se lo conté. Cuídense nos vemos en la próxima.

Ficha del festejo

Toros de Ángel Sánchez y Sánchez, que han sido bien presentados, boyantes y con buen fondo y recorrido,  

Rejoneadores

Hermoso de Mendoza Dos orejas y silencio   
Sergio Galán Dos orejas y silencio
Lea Vicens   oreja y dos orejas,
Los tres a hombros por la puerta Grande
Tarde entre sol y nublos- templada- y ¾ largos de plaza

FOTOS: Adrián Martín

Ver más imágenes: