Domingo, 24 de septiembre de 2017

Es la hora del diálogo

Diera la impresión de que en este país fuéramos unos desmemoriados, que nada de lo ocurrido en estos últimos años, ya nadie se acordara.

Sin embargo hay algunas personas que deben de pensar que si somos unos desmemoriados y se quejan o le causa vergüenza lo que hacen los demás, sin acordarse de lo hecho por ellos o sea, lo de la paja en el ojo ajeno.

Es el caso de Soraya Sainz de Santamaría, que dijo que nunca había pasado “tanta vergüenza democrática” ante lo pasado en el Parlament de Cataluña y algunas lindezas más que de vez en cuando suelta.

Yo le recordaría que nunca he pasado tanta vergüenza democrática, que cuando el Presidente Aznar nos decía después de reunirse en las islas Azores junto con el Presidente Yors Bhus y Tony Blair, con respecto a Irak  “Créanme, les estoy diciendo la verdad, hay armas de destrucción masiva” siendo una gran mentira por la que tanto el Presidente Buhs como Blair han pedido perdón, aún estoy esperando nos pida perdón el Sr Aznar que nos metió en una guerra ilegal e injusta.

Son muchas las cosas que me han creado vergüenza democrática y le voy a recordar algunas:

Cuando el Sr Rajoy le mandó un SMS de apoyo a un delincuente (en estos momentos encarcelado)  “Se fuerte”.

Cuando el fiscal general del estado intentó paralizar la detención de Ignacio González.

Cuando Granados se llevaba 900.000 € de comisión por cada colegio concertado adjudicado.

Cuando Rafael Blasco se quedaba con el dinero destinado a proyectos infantiles en países subdesarrollados.

Cuando una noche de Agosto PP y PSOE acordaron modificar el artículo 135 de la Constitución para priorizar el pago de la deuda sobre cualquier otra necesidad.

Cuando Fernández Díaz y Daniel de Alfonso se jactaban de haberse “cargado” la sanidad en Cataluña.

Cuando se han quedado de brazos cruzados mientras los desahuciados se suicidaban.

Cuando el Tribunal de DDHH de Estrasburgo condena seis veces a España por no investigar las torturas policiales.

Cuando se utilizaron recursos del CNI y la policía para fabricar montajes contra otros partidos como PODEMOS.

Cuando veo a Billy el Niño corriendo maratones en Madrid y a Martín Villa condecorado en el Congreso.

Cuando con las mentiras del 11M, que aún hay personas que creen fue ETA.

Cuando veo a los cachorros del PP haciendo el saludo fascista.

Cuando la Sra. Cospedal nos explicó el finiquito en diferido.

Cuando el Presidente Sr. Rajoy sale en el plasma y no admite preguntas de los periodistas.

Cuando vi la pantomima del juicio de Gurtel.

Cuando el Estado se gastó 60.000 Millones de € en el rescate a la banca.

Cuando se gastaron 1.800 millones de €, en el rescate de Castor

Cuando se gastaron 6.000 millones por el rescate de las radiales de Madrid.

Cuando los 60.000 millones de € en emisión de deuda pública para pagar las pensiones.

Cuando se pagan 1.000 millones de €, por el submarino S80 que NO flota.

Cuando los 18.000 millones de €, en la trama  de corrupción del PP.

Cuando los 4.000 millones de € de los Eres del PSOE de Andalucía.

Cuando pillaron a la Presidenta del Congreso jugando al Candy Crush en el pleno del Congreso.

Cuando la campaña de desprestigio contra la policía  catalana por políticos y algunos medios de comunicación.

Cuando vi como se gestionó lo del Prestige.

Cuando vi el accidente del Yak-42 donde murieron 62 militares españoles.

Cuando vi cómo se entregaron equivocados a sus familias los cuerpos de los fallecidos del Yak-42

Cuando la policía entró en la sede del PP y se encontró el ordenador del Sr. Bárcenas roto a martillazos, ¿no le dio vergüenza?

A usted es posible que no le causen vergüenza democrática todo esto, pero a mi si me la producen.

Mire lo que dice el Sr Julio Anguita: “Como sigan con la guerra sucia contra Cataluña, mintiendo, manipulando y atacando cualquier cosa, llegando incluso a instrumentalizar un drama como el atentado, van a alucinar con la movilización masiva del pueblo catalán en la consulta del 1-0.

Hace unos pocos años en Cataluña eran 4 independentistas, pero con estas actitudes, se están convirtiendo en la mayor máquina de crear independentistas.

Creo que ya está bien, pues de seguir con estos ataques a Cataluña, los catalanes de los que tenemos mucho que aprender, sentirán que no se les quiere y nos dirán que se van, por lo que ya es hora de sentarse, de decirles que los queremos junto a nosotros el resto del país, de hablar, de negociar, de llegar a acuerdos que permitan la convivencia de todos juntos, lo contrario será un verdadero desastre.

Sé que hay veces que la verdad incomoda.

                                                             Andrés Barés Calama