Sábado, 23 de septiembre de 2017

Mujeres árbitros de fútbol.

La verdad es que es mucho más fácil que una mujer actúe de árbitro en un partido de fútbol de hombres que compita contra ellos actuando como futbolista. Pero, a pesar de todo, no lo tienen fácil. En setiembre de 2016, Claudia Umpiérrez se convirtió en la primera mujer en arbitrar en primera división de fútbol en Sudamérica, dirigió el partido entre River Plate y Boston River (1-5). Con 33 años, la abogada uruguaya es considerada internacional por FIFA desde 2010. Curiosamente, en su debú mostró 8 tarjetas amarillas y una roja.  Sin duda, un hecho inédito.

En Alemania, la “árbitra” Bibiana Steinhaus, se preparó durante diez años. Su profesión es la de policía en Hannover y con 38 años le llegó el momento de consolidarse en la máxima categoría. A ella se la recuerda porque en la temporada 2014/15, frenó a Pep Guardiola en sus protestas incluso le retiró la mano que el entrenador le pasó por el hombro en un partido Bayern de Münich contra Borussia Mönchengladbach. Sin duda, Bibiana es pionera en un mundillo tradicionalmente masculino. Ya hubo actuaciones de otras mujeres como jueces de línea. Sin duda es un mensaje muy poderoso para el futuro de otras mujeres que se decidan por esta profesión.

Ha sido la primera mujer en dirigir en grandes Ligas, en este caso el Hertha-Werder (1-1). Por lo que el 10 de setiembre de 2017 es histórico a estos efectos. Ya señalamos anteriormente que Claudia Umpiérrez había dirigido en Uruguay; también Virginia Tovar en Méjico. En este caso, la mejor virtud de la alemana fue que “pasó desapercibida”. Para mí, que siempre abogué porque no hubiera distinciones entre fútbol de hombres y fútbol de mujeres, esta noticia parece iniciar una tendencia muy interesante. Creo que, a partir de aquí, al menos en el arbitraje, se abre un camino muy razonable para que dicha unificación se produzca de manera natural. “Siempre ha sido mi sueño dirigir en la Bundesliga. Me causa mucha alegría alcanzar esta meta y es una confirmación del duro trabajo y el arduo camino que he recorrido hasta aquí”, confesó. “… por supuesto que estamos muy preparados”. Y es que desde que obtuvo la licencia de árbitro en 1995, Bibiana arbitró cientos de partidos de la tercera y segunda división; también las finales del Mundial femenino de Japón en 2011 y Olimpiadas de Londres en 2012. “He disfrutado mucho dirigiendo el partido junto con mi equipo que actuó de forma espléndida”,

Salamanca, 12 de setiembre de 2017.