Domingo, 24 de septiembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

El inicio del curso escolar en la ciudad trae el ‘final’ sobre la bocina de las obras del Colegio Miróbriga

CIUDAD RODRIGO | El Colegio El Puente, que contará con Religión Evangélica, quiere ser más atractivo para reducir el absentismo, según apunta su nueva directora

Nuevo aspecto del patio del Colegio Miróbriga con nueva valla en la pista y nuevo tejado en el porche | Foto @kisanghani

Los cuatro centros de Educación Infantil y Primaria de Ciudad Rodrigo reabrieron en la mañana del lunes sus puertas para dar arranque, tras un largo verano -aunque a la hora de la verdad se ha hecho corto-, el curso escolar 2017/2018. La primera jornada de clases transcurrió sin incidencias de relevancia, apuntando la directora del Colegio Miróbriga, Olga Alonso, que alumnos y profesores habían regresado “contentos”.

Precisamente, en el Colegio Miróbriga estaba uno de los puntos de mayor interés de esta primera mañana, para saber si las obras que se han realizado durante este verano en zonas exteriores del centro estaban o no acabadas. Según indicó Olga Alonso a Ciudad Rodrigo Al Día en la mañana del lunes, la reforma está “terminada”, aunque a esas horas todavía quedaban por colocar unas baldosas para rematar la separación de una de las pistas deportivas de la nueva valla que se ha colocado encima del muro levantado donde antes había un peligroso terraplén.

Como se puede ver en las imágenes, finalmente se ha colocado un vallado en forma de ‘L’, con una puerta incluida para acceder desde la zona del porche cuyo cubrimiento ha sido sustituido por la Junta de Castilla y León para decir adiós al amianto. En el otro porche del Colegio también se ha retirado la antigua protección, pero en este caso el Ayuntamiento –quién decidió ejecutar esta intervención a mayores- no ha llegado a tiempo a colocar la nueva, que se espera que se coloque más pronto que tarde.

Además de las zonas exteriores objeto de la obra, Olga Alonso comentaba que los espacios interiores que han sido ocupados de algún modo u otro durante la intervención, como el gimnasio, en torno a los cuales tenían “dudas” sobre cómo podían estar, se encuentran en “perfecto estado”.

Las obras en el Colegio Miróbriga han sido las de mayor relevancia, pero también han realizado varias intervenciones en el Colegio Misioneras de la Providencia-Santa Teresa de Jesús. Como apunta la directora, la Hermana Asunción Rodríguez, se ha mejorado el sistema de calefacción, y además se ha techado parte del segundo patio con el que cuenta el Colegio, un terreno que da tanto a la calle Doctor Fleming como a Sánchez Cabañas.

En el Colegio San Francisco este año no ha habido obras, mientras que en el Colegio El Puente la única novedad en principio es la instalación de un portero automático, aunque hay que señalar que en este centro ha habido un cambio completo del profesorado y el nuevo todavía está “aterrizando” y conociendo los rincones, así como a la propia Comunidad Educativa.

Cerca de 1.000 alumnos en total

El Colegio El Puente contará con un cuerpo fijo de cuatro profesores, ejerciendo como directora Rebeca Lagos, que previamente estuvo en el Colegio Miróbriga. Además habrá profesores compartidos, como la PT, que será la única persona que repita en el Colegio El Puente del curso pasado.

En este centro están durante estos días intentando conseguir un aula más. De salida, por la cifra de alumnos con el que cuentan, 44, les corresponde un aula de Infantil y dos de Primaria (por un lado, los alumnos de 1º, 2º y 3º; y por otro, los de 4º, 5º y 6º), pero su objetivo es intentar dividir en dos aulas el grupo de 1º, 2º y 3º. El año pasado el Colegio sí que contó con un aula adicional, pero este año de momento no se tiene al haber bajado de los 47 alumnos que se tuvo el curso pasado.

Según apunta Rebeca Lagos, están intentando que la cifra crezca para llegar al número marcado, promoviendo que se matriculen algunos niños que hay por el barrio que no lo están. Por ello, desde el Centro se pide a las familias que los matriculen para conseguir esa aula adicional que les permitiría trabajar mejor.

El pequeño descenso en el Colegio El Puente es una de las ligerísimas variaciones que se producen en el número de matriculados en los centros educativos de Ciudad Rodrigo, cuyos números definitivos aún se están terminando de cerrar. En el Colegio Miróbriga, este año rondarán los 375-380 alumnos, mientras que en el Colegio San Francisco ha habido un aumento de matrícula logrando superar la barrera de los 360. Por cierto, que en lo que se refiere a los alumnos de 3º a 6º de éste centro, casi todos ellos han recibido libros dentro del Programa Releo, según apuntan desde el Equipo Directivo del Colegio.

Por su parte, el Colegio Misioneras de la Providencia-Santa Teresa de Jesús tendrá en total, contando con los alumnos de Secundaria, unos 300 alumnos, después de la llegada de algunos nuevos, especialmente en ese nivel de Secundaria, pero también en Primaria, donde se han incorporado alumnos, tal y como se puso de manifiesto en el acto de inauguración del curso en este Colegio en la mañana del lunes.

Sin contar a los alumnos de Secundaria de ese Colegio, este año habrá cerca de un millar de niños matriculados en Educación Infantil y Primaria en los colegios de Ciudad Rodrigo. Hay que recordar que en el Colegio San Francisco tienen ahora mismo una lucha abierta, para intentar que se desdoble en dos el actual aula de 2º de Infantil, al superar la ratio de base que fija la Consejería (hay 26 alumnos mientras que el máximo permitido es 25, aunque de forma extraordinaria se puede ampliar a 28).

En torno a los alumnos de 1º de Infantil tanto de ese centro como del Colegio Miróbriga, su entrada se irá produciendo de forma progresiva, mientras que en el Colegio Misioneras-Santa Teresa han dado “libertad” a los padres para decidir (por ejemplo, en la mañana del lunes tuvieron la opción de llevarlos sólo un rato).

El Colegio El Puente, que contará con Religión Evangélica, quiere ser más atractivo

Además del objetivo de incrementar la matrícula, en el Colegio El Puente tienen también como meta reducir el absentismo. Según apunta Rebeca Lagos, se han marcado como reto “captar a los niños para que les interese venir”. Entre las novedades de la oferta educativa de este centro está que se recupera la asignatura de Religión Evangélica, además de la Católica. Como pequeña variación en espacios, este año habrá en ese Colegio un aula dedicada exclusivamente al inglés, donde se impartirán todas las clases de esta asignatura.

Mientras, en el Colegio Misioneras-Santa Teresa, donde su lema es Conmuévete, este año comenzarán con un nuevo método de lectura en infantil, además de seguir apostando por las nuevas tecnologías. Durante este curso 2017/2018, este Colegio continúa inmerso en el proyecto Erasmus+ K2, que hizo que dos profesores se desplazasen la semana pasada a Grecia para preparar con el resto de centros europeos implicados (Eslovenia, Polonia, Rumanía, Italia y Grecia) las actividades que se desarrollarán próximamente.

Asimismo, el Colegio está pensando ya en celebrar de algún modo especial el 50º aniversario del centro que se cumplirá en 2018.

Por último, el Colegio Miróbriga se sumará a cualquier proyecto que se ajuste a su programación, como el de reparto de frutas y verduras que ofrece el Ministerio, además de desarrollar el 2º año del proyecto BITS: Bilingüismo, Inclusión, Tecnología y Seguridad.

Este proyecto es una iniciativa de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León en la que se trabaja sobre esas áreas mencionadas en 34 centros de toda Castilla y León con el objetivo de tener “una educación del siglo XXI, adaptada a los requerimientos y expectativas de la sociedad actual”, según apuntan desde la Consejería. De este modo, los 34 centros seleccionados contribuyen “al mejor y mayor desarrollo de las competencias clave de los alumnos para el futuro”.

En la provincia de Salamanca, sólo hay 2 centros que están llevando a cabo el proyecto BITS, uno de ellos el Colegio Miróbriga, que fue preseleccionado por su trayectoria en innovación y calidad. Eso sí, antes de la confirmación definitiva, en mayo-junio de 2016 hubo una evaluación in situ en los centros para comprobar que esa trayectoria era ‘real’.

En lo que se refiere al Colegio Miróbriga, su directora Olga Alonso explica que el Bilingüismo lo tienen ya intrínseco; en lo que se refiere a la inclusión, “todos los centros son de integración, pero hay que tender a ello”; en el ámbito de la tecnología, el Colegio fue pionero en desarrollar algunos proyectos como Redes; mientras que con el concepto de seguridad se busca una educación que combine lo tradicional con la evolución de la sociedad. Por ello, este Colegio quiere seguir reforzando “el itinerario formativo”, con el apoyo de los CFIE.