Miércoles, 22 de noviembre de 2017
Las Arribes al día

Villaseco de los Reyes distingue a Manuel Muiños como Hijo Adoptivo del pueblo

El alcalde, Arturo de Inés, le hizo entrega de una placa en señal de esta distinción y de un cuadro con una imagen de la ermita de Nuestra Señora de los Reyes

Momento en el que Manuel Muiños recibía la placa como Hijo Adoptivo de Villaseco de los Reyes / CORRAL

El alcalde de Villaseco de los Reyes, Arturo de Inés, en representación de la Corporación municipal y de los vecinos del municipio de Villaseco de los Reyes, hacía entrega este domingo al sacerdote Manuel Muiños Amoedo de una placa por su nombramiento como Hijo Adoptivo del pueblo en reconocimiento a sus “méritos y circunstancias por todos sabidos”.

El acto tuvo lugar durante la comida de confraternidad que pone fin a las fiestas en honor a la Virgen de los Reyes, un momento que contó con la presencia del delegado de la Junta de Castilla y León, Bienvenido Mena, y del subdelegado del Gobierno en Salamanca, Antonio Andrés Laso, así como de los integrantes de la Corporación municipal y cerca de 400 vecinos, que brindaron porque esta alianza se mantenga al menos 25 años más, tiempo en el que Muiños llegaba como seminarista a Villaseco de los Reyes.

En su intervención, el alcalde de Villaseco de los Reyes explicó los motivos de su propuesta al pleno reunido en sesión extraordinaria el 4 de septiembre pasado y que aprobaba por unanimidad de los asistentes la distinción de Hijo Adoptivo para el alma del Proyecto Hombre, programa de la Fundación Alcántara  y que tiene por objetivo la rehabilitación e integración social de personas con problemas de adicción, como recordaría la secretaria del Ayuntamiento, Teresa Comerón Arroyo, en su lectura del acta de la sesión plenaria.

Asimismo, en la propuesta del alcalde –aprobada por el pleno– destacaba su integración en la vida vecinal, poniendo como ejemplo su paso por la mayordomía –en varias ocasiones– de la Virgen de los Reyes, su participación en el mantenimiento y conservación de la ermita en advocación a Nuestra Señora de los Reyes, la restauración de la iglesia de Campo de Ledesma y su compromiso actual con la Cofradía de san Pedro ad Víncula, de la que es su abad, además de llevar con orgullo allá donde encuentre el nombre de Villaseco de los Reyes.

Por último, el alcalde daba la bienvenida a todos los asistentes a la comida de confraternidad, un “acto más de las fiestas, un momento de encuentro para compartir, disfrutar y hacer pueblo”, señalaba, pero hoy un tanto especial pues se trataba también de “honrar a alguien por todos querido”. En su intervención, Arturo de Inés destacaba la calidad humana de Muiños y su amor a Villaseco al recordar que “todo aquel que lo ha necesitado y ha acudido a él siempre ha encontrado la puerta abierta y la mano tendida, siempre ha encontrado respuesta desde el corazón y el cariño, de manera altruista e incondicional. Manolo nunca ha dicho no a nada ni a nadie ante una necesidad”, para finalizar dando la enhorabuena una vez más al que ha obtenido, entre otros reconocimientos, el premio de Cruz Roja a Solidaridad y la medalla al Mérito Civil con distintivo blanco concedida por el Ministerio del Interior. Por todo ello, “hemos de sentirnos orgullos de tener entre nosotros y a partir de hoy como hijo adoptivo de nuestro pueblo a Manuel Muiños, una vez más enhorabuena por tu trayectoria, por tu inmensa labor social y por este nombramiento. Gracias querido Manolo”, concluía el regidor.

Tras recibir de manos del alcalde una placa y un cuadro con una imagen de la ermita de Nuestra Señora de los Reyes, Manuel Muiños reconocía que “ahora el compromiso es mayor si cabe con Villaseco. Quiero valorar la evolución de Villaseco en estos 25 años, a los jóvenes de hoy que se implican y son el futuro. La labor de este alcalde tiene que recibir su recompensa, y la mejor es que este pueblo esté vivo y tenga vida y eso lo tenemos que hacer entre todos”, para concluir agradeciendo al conjunto de la Corporación este reconocimiento, así como la presencia en el acto a las distintas autoridades.

En declaraciones a SALAMANCArtv AL DÍA, Muiños reconoció que “después de convivir a lo largo de 25 años –en mayor o en menor medida– con este pueblo, me ha sorprendido muy gratamente. Creo que es un acto muy entrañable desde la sencillez y el corazón de esta gente, es un motivo de seguir trabajando por Salamanca, de manera sencilla y humildemente como lo he hecho hasta ahora, y lo agradezco de corazón. Me ha pillado muy de sorpresa”.

Comida fin de fiestas

Concluido el homenaje al padre del Proyecto Hombre, autoridades y cerca de 400 vecinos daban cuenta del menú ofrecido por el Ayuntamiento en la comida de confraternidad y que sirve de colofón a las fiestas. En esta ocasión el menú estaba formado por un gazpacho y paella, además de postre, café y chupito.