Domingo, 24 de septiembre de 2017
Las Arribes al día

En Mieza casi antes que andar aprenden a bailar la bandera

Las madrinas  Luzdivina Vicente, María Belén Pascua, Teresa Pascua y Purificación Cifuentes entregaron en ofrenda sus roscas de almendra a la Virgen del Árbol

En Mieza casi antes que andar aprenden a bailar la Bandera / CORRAL

La tradición de las Madrinas se encuentra en Mieza más viva que nunca. Hasta cuatro roscas de almendra, auténticas obras de arte, fueron entregadas a la Virgen del Árbol en el acto central de estas fiestas, momento en el que brilló –especialmente– el baile de la rosca.

Pero antes de este arraigado momento entre los miezucos, el día grande de estas celebraciones comenzaría en la mañana con la procesión de la Virgen desde la ermita a la iglesia parroquial, acto al que seguiría la misa y el correspondiente convite ofrecido por el Ayuntamiento y que estuvo precedido por el homenaje que el Ayuntamiento tributaba en nombre de todos los vecinos a las personas de mayor edad de la localidad, y que recibieron una placa en recuerdo de este día.

También era un día de despedidas, pues el que ha sido párroco de la localidad, Víctor Sevillano, se traslada a la zona de Ciudad Rodrigo para continuar con su labor religiosa, pero más cerca de los suyos, así que en reconocimiento a su labor, el alcalde de Mieza, Ismael García, le hacía entrega también de una placa en señal de agradecimiento.  

Ya en la tarde tendría lugar el rosario, para continuar con la popular ofrenda de roscas a cargo de las madrinas, en esta ocasión cuatro y ninguna de ellas casadera, como manda la tradición, pero en todo caso bajo el auspicio de la Cofradía de la Virgen del Árbol. En esta ocasión ocuparon el puesto de madrinas Luzdivina Vicente Conde, María Belén Pascua Cifuentes, Teresa Pascua García y Purificación Cifuentes Vicente.

Bajo el pasacalles interpretado por Lucio con la gaita y el tamboril, el alcalde de la localidad, Ismael García Carreto, luciendo el bastón municipal, acompañaba a la mayordoma de este año, Purificación Cifuentes, para recibir a cada una de las madrinas en calles diferentes que confluyen en el ágora miezuca. Con el saludo a modo de reverencia comenzaba el pasacalles de regreso a la plaza, para concluir con la ofrenda de sus roscas a la Patrona, acto en el que cada Madrina se hace acompañar de su familia.

Tradición con el futuro asegurado

Con el ofertorio finalizado comenzaba el baile de la rosca, danza tradicional de este día junto al baile de la bandera. En esta ocasión, interpretada por Azuccena Sánchez Macario Carreto, un clásico en este acto y que tuvieron también a ‘Luci’ a los mandos de la gaita y el tamboril. Tras finalizar el tradicional baile de casados llegaba la bandera, danza que fue interpretada por no pocos vecinos, sumándose en esta ocasión varios niños, que demostraron que las tradiciones de Mieza y esta fiesta están garantizadas al menos 50 años más.

Una vez se dio por finalizado el baile de la bandera, se procedió a la tradicional subasta de las cuatro roscas, acto al que seguiría la procesión de la Virgen de regreso a la ermita del cementerio donde, además, se produciría el cambio de varas a favor de los nuevos mayordomos. La jornada festiva concluirá con una verbena amenizada por orquesta Pensilvania.

Para mañana sábado el programa recoge un encierro con dos vacas de Cilleros y un novillo de Rollanejo, para continuar en la tarde con una novillada con dos erales de la ganadería de Rollanejo, (El Cubo de Don Sancho), para los novilleros Eusebio Fernández (de Sepúlveda, Segovia) y José Manuel Serrano (de Valladolid). Al terminar la novillada se lidiará al estilo tradicional el novillo del encierro y dos vaquillas. La jornada concluirá con una verbena a cargo de Musical Compass.

PARA VER EL PROGRAMA FESTIVO COMPLETO, PINCHAR AQUÍ