Jueves, 21 de septiembre de 2017

LA CONSULTA PSICOLÓGICA. Las bases de la comunicación

Reanudamos estos artículos  divulgativos sobre temas psicológicos de interés mayoritario, con uno sobre la comunicación humana: aunque a algún lector le parezca demasiado obvio su contenido, creo que es muy adecuado iniciar esta “consulta” preguntándonos qué es la comunicación y las consecuencias que se derivan cuando aparecen dificultades en ella.

En realidad la capacidad de comunicación es uno de los pilares fundamentales de la salud mental, o emocional, en el ser humano, pues es la base de los dos aspectos que decía Freud que constituyen la salud mental: la capacidad de amar y la capacidad de trabajar.

Muchas veces “se nos olvida” que la comunicación tiene dos funciones; una el envío de un mensaje de algún tipo a un interlocutor, que puede ser una información, una valoración, una amenaza, una orden, un halago, una demanda, etc… y otra función es la recepción por parte del interlocutor de dicho mensaje. En otras palabras, si no se emite un mensaje claro o este no es recibido por nadie, la comunicación no se da, no existe.

Dicho así, esto parece demasiado sencillo para ser tan importante, pues “se parece” a lo que hacemos habitualmente con el móvil, wassap u otros dispositivos. Pero nada más lejos de la realidad; en la comunicación hay un hablante y uno que escucha, normalmente intercambiándose sucesivamente los papeles; la capacidad de escuchar es tan importante como la de hablar: las dos juntas componen la capacidad de comunicación.

Si una de ellas falla, o no se da el intercambio de papeles, no existe comunicación. Las dificultades de comunicación están íntimamente ligadas a la psicopatología: en los casos más graves estamos frente a las psicosis, en los menos graves frente a las neurosis y trastornos de personalidad.

En el mundo de la supuesta “normalidad” rige el principio de que si no hay comunicación entre dos personas, dos instituciones, pueblos o naciones, no es posible solucionar ningún conflicto que surja o exista entre ellos. Y en el campo de la salud mental  rige el principio de que solo es posible cambios eficaces de la persona con trastornos psíquicos (que sufre y/o hace sufrir) cuando la terapia incluye la comunicación. Ninguna medicina puede curar ningún trastorno psíquico; puede solamente aliviar los síntomas que la incomunicación genera.

En la próxima columna analizaremos brevemente la complejidad de la empatía, ese concepto que está actualmente tan de moda, pero que se comprende muy poco o erróneamente. Está íntimamente ligado al binomio hablar-escuchar.

Francisco Delgado Montero. Email: francisco.delgado3@gmail.com Tfno: 602496257