Lunes, 20 de noviembre de 2017

Rajoy advierte a la Generalitat: “Haré todo lo necesario sin renunciar a nada”

El presidente recurre la ley del referéndum y la convocatoria de la consulta ante el Tribunal Constitucional y pide un voto de confianza

Mariano Rajoy, durante su comparecencia

Mariano Rajoy ha comparecido en la Moncloa dispuesto a emplear todos los instrumentos legales para frenar el desafío en Cataluña. El presidente del Gobierno, que ha anunciado el recurso ante el Tribunal Constitucional de la ley del referéndum y del decreto de convocatoria de la consulta, ha recomendado al independentismo “no menospreciar la fuerza de la democracia española”. “No he dedicado tantos años a mi país y al interés general como para permitir ahora que se pueda liquidar de un plumazo nuestro modelo de convivencia; eso no va a suceder y haré todo lo necesario, sin renunciar a nada, para evitarlo”, ha advertido en una declaración institucional de veinte minutos.

El jefe del Ejecutivo había convocado hoy a la una un Consejo de Ministros extraordinario para impugnar las decisiones en firme adoptadas ayer en el Parlamento de Cataluña. Tras el informe preceptivo del Consejo de Estado, la Abogacía recurrirá hoy mismo no sólo la ley del referéndum y la convocatoria de la votación del 1 de octubre, sino el decreto con las normas complementarias para su celebración y la designación de los cinco miembros de la Sindicatura Electoral, el órgano equivalente a la Junta Electoral Central.

El Gobierno reclama al tribunal de garantías la anulación de estas resoluciones por su inconstitucionalidad y que, además, notifique la suspensión a la Generalitat en pleno, los altos cargos vinculados a la organización del referéndum y todos los alcaldes de Cataluña. El objetivo es advertir a todos los representantes públicos de que su deber es impedir y paralizar cualquier iniciativa encaminada a hacer posible la consulta del 1 de octubre.

La decisión del Ejecutivo entra dentro de esa voluntad de actuar de manera “serena”. Una actitud que si bien han reclamado formaciones como PSOE y Ciudadanos, genera controversia ante la magnitud del desafío. De ahí que Rajoy haya pedido hoy un voto de confianza. “Soy muy consciente de mis obligaciones y de la gravedad del momento, soy muy consciente de lo que está en juego y sé lo que se espera de mí y cuáles son mis obligaciones”, ha garantizado.

Reunión con Sánchez y Rivera

Rajoy se ha reunido con sus ministros inmediatamente después de la cita en el Palacio de la Moncloa con el líder del PSOE, Pedro Sánchez. En ella, Sánchez le ha ratificado su apoyo a los pasos que está dando el Gobierno para hacer frente a los soberanistas catalanes.

El presidente del Gobierno ha destacado tras la reunión que el Ejecutivo y el PSOE defenderán juntos la democracia en Cataluña, con "unidad, proporcionalidad y firmeza".

Ya por la tarde se reunirá también en Moncloa con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

Rajoy y Sánchez también hablaron por teléfono durante la tarde de este miércoles sobre la situación de Cataluña, después de que el Parlamento catalán, con los votos de Junts pel Sí y la CUP, haya acordado tramitar la ley de referéndum, con el fin de que sirva de base para la convocatoria que han anunciado para celebrar el 1 de octubre el referéndum de independencia.

El Gobierno ya ha presentado un incidente de ejecución de sentencia contra la citada tramitación en el que además pide que se deduzca testimonio contra la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell y contra el resto de miembros de la Mesa de la Cámara regional que han apoyado la tramitación de la citada norma.

El PSOE aseguró este miércoles, en rueda de prensa, que apoyaba las decisiones del Gobierno para frenar este desafío a la Constitución y esta tarde, Rajoy y Sánchez han abordado el asunto.

Hoja de ruta independentista

"El concepto de Estado y unidad de patria (...) ya no tienen futuro en la Europa democrática de hoy", opinó el presidente catalán, el independentista Carles Puigdemont, tras convocar oficialmente desde el parlamento regional en Barcelona esta votación prohibida por la justicia.

En tres semanas, si ganan sus partidarios, quiere convertir esta región mediterránea de 7,5 millones de habitantes, de un tamaño similar a Bélgica, en una república independiente separada del reino de España.

En apenas 25 días, los independentistas deben preparar todo el dispositivo electoral. Mientras, el gobierno español buscará impedir la consulta sin dar la sensación de hostigar a la región.

La Generalitat ha lanzado una campaña de seducción para conseguir la máxima participación posible que legitime el escrutinio. "Ahora más que nunca, el futuro de Cataluña está en tus manos", asegura un anuncio del gobierno regional.

Su principal enemigo es una abstención masiva de los partidarios del 'no', promovida por los partidos contrarios a la secesión, que el miércoles denunciaron insistentemente la ilegalidad del proyecto.