Viernes, 24 de noviembre de 2017
Las Arribes al día

Exigen a la Junta que apueste por la prevención de incendios y la industria de trasformación en lugar de por la minería

José Alberto Novoa califica la decisión del Gobierno autonómico de impulsar la extracción de minerales a cielo abierto de “atentado ambiental sobrevenido”

Para Izquierda Abierta existen iniciativas menos nocivas que la minería y que impulsarían el desarrollo rural

Izquierda Abierta, partido integrado en Izquierda Unida, exige a la Junta de Castilla y León una red básica de ferrocarril, una suficiente dotación de servicios, o un plan integral de extinción de incendios durante todo el año en toda la Comunidad, para evitar el desastre que los incendios forestales producen todos los veranos, además de otro Plan de Industrialización de las comarcas rurales que aprovechen la riqueza agrícola y ganadera, permitiendo el desarrollo de una industria de transformación que sirva de complemento al turismo rural, cultural y ambiental.

Para este partido, estas serían alternativas reales para el desarrollo rural y menos nocivas para el medio ambiente que la apuesta demostrada del Gobierno autonómico a favor de la minería a cielo abierto para la extracción de uranio o wolframio. Según un comunicado emitido por esta formación, el razonamiento del Gobierno de Herrera, aludiendo a que este tipo de explotaciones mineras permitirán fijar población en el medio rural, “es directamente falso, teniendo en cuenta los escasos puestos de trabajo que crean este tipo de explotaciones y el daño irreparable que provoca en el medio, también paisajístico, que a medio y largo plazo provoca el abandono de la zona por su población autóctona”.

Para José Alberto Novoa, coportavoz de Izquierda Abierta en Castilla y León, la decisión del Gobierno autonómico de permitir que se multipliquen las posibilidades de explotación minera en la Comunidad, “abriendo la posibilidad de salpicar con proyectos en estudio las nueve provincias”, es un “atentado ambiental sobrevenido”.