Domingo, 24 de septiembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Las construcciones irregulares, un poco más cerca de contar con una vía para su legalización

CIUDAD RODRIGO | Para ello es necesario una modificación puntual del PGOU cuyo proceso arrancó a finales de la pasada legislatura

Las construcciones levantadas de forma irregular en Ciudad Rodrigo durante los últimos lustros (al haberse construido en terreno rústico no urbanizable), están más cerca de tener una vía para poder llegar a ser legales, ya que el Consistorio mirobrigense sigue avanzando en el proceso para realizar una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana en la cual se va a crear la figura de ‘suelo rústico de asentamiento irregular’.

Este largo proceso en el Consistorio mirobrigense comenzó en el tramo final de la anterior legislatura, tras la introducción de esta figura de ‘suelo rústico de asentamiento irregular’ en el Reglamento de Urbanismo de Castilla y León, con el objetivo de poder regularizar las construcciones irregulares levantadas en toda la Comunidad.

Según se explicó en aquel momento -en un Pleno celebrado en abril de 2015-, el Ayuntamiento mirobrigense iba a incluir ‘por imperativo legal’ esa figura en su Plan General de Ordenación Urbana, lo que podía llegar a afectar a un total de 39 viviendas que se habían construido en suelo rústico no urbanizable. En aquel mes de abril de 2015, ya se apuntó que el proceso iba a ser largo, como así está resultando finalmente.

En este tiempo transcurrido, lo que se ha hecho ha sido trasladar la intención de modificar el PGOU a otros organismos, como a otras administraciones o a la Confederación Hidrográfica del Duero. Las entidades consultadas emitieron sus consideraciones, que fueron analizadas en la mañana del viernes en una sesión de la Comisión de Urbanismo, Obras e Instalaciones del Ayuntamiento, según explicó a Ciudad Rodrigo Al Día en la tarde del viernes el concejal de Urbanismo, Joaquín Pellicer.

Ahora, toca que los grupos políticos del Consistorio estudien esa documentación y que aporten las ideas que consideren oportunas. Al mismo tiempo, se va a ir redactando el denominado Documento Ambiental Estratégico, que todavía falta para poder completar esta modificación puntual del PGOU. Una vez toda la documentación esté preparada, habrá una nueva votación en el Pleno sobre la modificación del PGOU, antes de abrirse un período de exposición pública para que cualquier persona pueda hacer alegaciones antes de la aprobación definitiva.

Una vez eso ocurra (Joaquín Pellicer calcula que el proceso puede tardar en completarse todavía alrededor de medio año), los propietarios de construcciones irregulares ya tendrán la opción de legalizarlas, aunque los pasos a dar no serán ni sencillos ni baratos.

Según explica Joaquín Pellicer, lo que tendrá que ocurrir para la legalización es que se reúnan los propietarios de varias parcelas con construcciones irregulares para, en primer lugar, generar una Unidad de Actuación. Posteriormente, tendrán que hacer un Plan Especial y además hacerse cargo de las infraestructuras que conlleve, como son los servicios oportunos de agua, luz o saneamiento.

Como recalca el delegado de Urbanismo del Ayuntamiento, todas estas obras que puedan ser necesarias para que esas construcciones irregulares cuenten con esos servicios deberán ser sufragadas por los afectados, que también deberán ocuparse de su mantenimiento.

En definitiva, lo que ocurre con la modificación puntual del PGOU que está en marcha es que ‘se abre una puerta’, a partir de lo que marca el Reglamento de Urbanismo de Castilla y León, “para que quién quiera legalizar pueda hacerlo”, en palabras de Joaquín Pellicer.