Jueves, 21 de septiembre de 2017

Amiga del alma

La que siempre está

 Y en cada instante,

 No sé por qué será

 Llega a tu mente.

 

Ella es fiel en su palabra,

 Así como en su sentir,

 Su dulzura con su estima

 Es más que dulce elixir.

 

 

Sus consejos te relajan,

 Es sincera y cariñosa,

 Sus cualidades no bajan

 Es con aroma de rosa.

 

Está llena de virtudes,

 A veces no valoramos,

 El cariño que desprendes

 Al ver que nos acercamos.

 

No le importa la distancia,

 Como inocencia de niño,

 Eso no tiene importancia,

 Para ofrecer su cariño.

 

Por eso mi corazón,

 A veces quiere volar,

 Y siempre tendrás la llave,

 Y poder allí morar.

 

En el árbol de mi vida,

 Siempre tendrás una rama,

 Que con cariño se cuida,

 Y podrás posar, con calma.

 

                          Andrés Barés Calama