Lunes, 11 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Mágica despedida del Divierteatro con hueco también para las danzas urbanas

CIUDAD RODRIGO | Por precaución ya que el cielo estaba muy nublado, se movió de ubicación la actuación programada de magia

Con algunos niños apurando hasta –literalmente- los últimos segundos, en la mañana del sábado se despidió el emblemático programa de animación infantil de la Feria de Teatro, el Divierteatro, que este año sí se ha podido desarrollar con plena normalidad (el año pasado hubo que cancelar una jornada por la lluvia).

Eso sí, la mañana sabatina amaneció demasiado nublada, llegando a caer unas gotas de agua en los minutos previos al arranque del Divierteatro (y también una vez estaba en marcha), por lo que por precaución se decidió mover la última actuación enmarcada en ese programa: el espectáculo de magia a cargo de Gonzalo Granados. En vez de tener lugar al descubierto como el resto de actuaciones, se ubicó en los soportales.

Los niños se maravillaron con los trucos de magia de Gonzalo Granados, que venían a complementar los que han tenido lugar durante todos los días de la Feria en uno de los talleres situados en la parte izquierda de soportales.

La otra actividad especial de la última mañana del Divierteatro fue un taller de danzas urbanas, que corrió a cargo de Leire Paramás, que les enseñó varias coreografías a diferentes grupos de niños. Esas acciones concretas de magia y danza venían a complementar los pequeños espectáculos que ha habido en torno a las 5 disciplinas en torno a las cuales ha girado este año el Divierteatro (las otras han sido la música, el circo y los títeres), todas ellas ‘artes de calle’.

Como última actividad exclusiva del sábado del Divierteatro,  la Asociación CROMA desarrolló en esta jornada una acción de intervención urbana consistente en colocar cajas de cartón en los bancos para crear ‘monstruos’. Los niños disfrutaron especialmente de estas transformaciones al igual que lo hicieron el viernes decorando los bancos de la Plazuela, cuyo resultado aún era visible.

Junto a estas actividades propias del, durante la mañana tuvieron lugar el resto de contenidos que se han desarrollado durante toda la semana, como son los talleres de narices de payaso, maquillaje, títeres de circo, títeres de cuchara, cariocas, malabares o el de percusión de Crassh.

Asimismo, Denis Rafter se metió por última vez en la piel de Gulliver para contarles unas historias a los niños en el marco del 350º aniversario del nacimiento de Jonathan Swift, autor de Los viajes de Gulliver; y los niños pudieron introducirse por última vez en el Laberinto 2 de la compañía Itineraria que ha ‘presidido’ la Plazuela.

Al igual que todas las mañanas de la Feria, los niños entre 3 y 6 años tuvieron su punto de encuentro en el Palabreando de la Plazuela del Conde, donde se hizo como todos los años un recorrido ‘guiado’ –en el Divierteatro hay libertad de movimiento- por las distintas estaciones con las que cuenta, donde se ha podido disfrutar de canciones, bailes, juegos, cuentacuentos con Pilar Borrego, y de talleres de manualidades y maquillaje.

Por último, hay que apuntar que este sábado es la última oportunidad para visitar la exposición sobre la historia del Divierteatro en la planta alta de exposiciones de la Casa de la Cultura.