Jueves, 14 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Las historias de varios grupos de amigos marcan la tarde-noche del viernes

CIUDAD RODRIGO | Tuvieron lugar los montajes Shakespeare en Berlín, Gigante, Nada y El Patio
Shakespeare en Berlín, de Arden Producciones | Fotos @kisanghani

La sesión de tarde-noche de viernes de la Feria de Teatro constó de 7 espectáculos en la programación oficial, aunque a lo largo de ese período de tiempo se desarrollaron varias representaciones más en el marco del programa Teatro por todas partes puesto en marcha para conmemorar las 20 ediciones de la Feria. En lo que se refiere a la programación oficial, la tarde-noche en los espectáculos en sala giró en torno a varios grupos de amigos y compañeros.

La sesión se abrió como siempre en el Teatro Nuevo Fernando Arrabal, para conocer la historia de tres amigos del Berlín de 1933: Martín y Elsa, una paraje de recién casados vinculados al mundo del cine; y Leo, un actor teatral de ascendencia judía. La obra arranca en una época de felicidad, con la vida alegre de los años 30.

Sin embargo, cuatro acontecimientos que tienen lugar con el paso de los años van cambiando el rumbo de los protagonistas de la obra, denominada Shakespeare en Berlín, y que corre a cargo de Arden Producciones. Esos cuatro acontecimientos son el incendio del Reichstag (1933), La noche de los cristales rotos (1938), la guerra (1941) y el final de los juicios de Nüremberg (1946).

Con esa obra todavía en marcha, el Palacio de Montarco acogió un espectáculo de la compañía La Pequeña Victoria Cen denominado Gigante, donde se fusionan el circo, el teatro y la poesía. La obra, que intenta mostrar un lenguaje expresivo nuevo y universal, se inspira en diferentes textos del poeta Jorge Pascual empleando los tres actores varios objetos cotidianos como un sillón o un taburete que cobran una nueva dimensión.

La siguiente cita de la tarde-noche fue en el Espacio Afecir, con Nada, de la compañía Ultramarinos de Lucas, que comenzó con un notable retraso por cuestiones técnicas de la compañía. En esta obra se presenta la historia de un grupo de jóvenes, entre los que se encuentra Antón, que el primer día se marcha de clase y decide no volver nunca más porque según él, “nada importa, así que no merece la pena hacer nada”. Antón se sube a un ciruelo del que le intentarán bajar sus compañeros demostrándole que está equivocado en sus planteamientos.

La última propuesta de este bloque (dejando como siempre aparte el cierre de la jornada en Los Sitios) fue la última función por esta Feria en la Sala Esmark. Allí se pudo disfrutar de una compañía habitual de la Feria, Teatro Corsario, que presentó El Patio, la historia de tres personajes unidos por sus miserias que de forma conjunta pretenden dar apariencia de vida digna.

  • Shakespeare en Berlín, de Arden Producciones | Fotos @kisanghani
  • Nada, de Ultramarinos de Lucas | Fotos @kisanghani
Ver más imágenes: