Jueves, 23 de noviembre de 2017

Recomendaciones ante el nuevo curso

 

Comienza un nuevo curso, todo huele a nuevo, pero también a viejos encasillamientos. Hoy les quiero hablar de esos errores más comunes que cometemos todos  y nos impiden conseguir lo que queremos, nos encierran en un mar de purpura con aroma a tomillo, haciéndonos más perezosos que el canto del búho.

 Como psicóloga y gracias a años de experiencia puedo asegurarles que el éxito no es algo con lo que se nace, se gana con trabajo y constancia, aunque por diferentes motivos a veces se escape como arena entre los dedos , siga adelante, estos breves consejos pueden ayudarle. De ser así  observaran que el día a día no nos resulta tan seco, nos reconciliaremos con nosotros mismos dejando solo un pequeño hueco a la conflictividad.

¿Qué errores comentemos habitualmente?

Obsesionarnos con una idea

En este mundo hay muchos errores, pero ninguno  tan poco acto obsesionarnos con: una idea, un pensamiento, una opinión…

- Querer tener la razón siempre

Podría estar hablando horas y horas sobre lo negativo que es querer llevar la razón por encima de todo.

No perdonar

La gente piensa que perdonar es mostrar debilidad,  y es todo lo contrario.

Romper con la persona que le  ha hecho daño, es liberador



Buscar culpables cuando no consigues tus objetivos

Un error muy común que demuestra falta  de inteligencia emocional. Lo que se llama en lenguaje coloquial “echar balones fuera” o “mirar hacia otro lado”

Triturarnos mentalmente día tras día, solo para recordar errores

Las personas que tienen estos pensamientos “derrotistas”, es más perjudicial que beneficioso. Aparece el estrés, ansiedad, o directamente le conduce a estados depresivos.

– Tropezar mil veces con la misma piedra

Se dice que si te engañan una vez es culpa del otro, pero si te engañan dos, es culpa tuya ¿para qué estamos aquí? Para aprender de nuestros fracasos, si tropezamos una vez en una piedra, seguro que la próxima, no recorremos el mismo camino, o lo pasamos con suficiente luz-conocimiento, sabiendo a qué nos exponemos.

La vida es un teatro, risas y llanto, errores y aciertos.” No es estática”. Los únicos que no cambian de propósito y de ideas son los inquilinos del cementerio”.

Ser perfeccionista

Si eres perfeccionista y eso te está jugando malas pasadas, lo mejor es  hora de retirar esa etiqueta que muchas veces ocasiona más dolor que placer.

No tienes que gustar a todo el mundo, no todo el mundo tiene buen gusto

- Pedir ayuda no  es de débiles

Es uno de mis favoritos, pensar que no necesitas ayuda. O peor aún: que si pides ayuda eres una persona débil. ¡Y nada más lejos de la realidad!

Llorar no es debilidad, es sencillamente que estás vivo, o quizá no llegue el milagro que esperabas, pero tú eres el milagro para “alguien”, y Si necesitas una mano, yo tengo dos (S.Agustin)