Miércoles, 22 de noviembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Entregados los premios Rosa Mª García Cano con un recuerdo a Julio Míchel, fallecido recientemente

CIUDAD RODRIGO | Los Premios han recaído este año en entidades de Portugal, Galicia, Madrid y Monleras

Finalizada la primera mañana de espectáculos, todos los profesionales de la Feria se dieron cita en el Palacio de Montarco para disfrutar del vermú teatral, con unos cuantos invitados especiales: todos los galardonados con los sextos premios Rosa María García Cano creados por la Asociación Civitas Animación Teatral para honrar la memoria de la que fuera presidenta de la entidad y directora de la Feria.

Estos Premios, que tienen como finalidad reconocer la labor de personas, entidades o acciones destacadas en el ámbito de las Artes Escénicas, han tenido este año como novedad la creación de un cuarto galardón, para distinguir Iniciativas y programas ligadas al medio rural.

El primer galardón de esta modalidad ha recaído en el Ayuntamiento de la localidad salmantina de Monleras, que apenas tiene 200 habitantes en invierno (como recordó su representante, Juanje), pero que viene realizando una apuesta histórica por las Artes Escénicas, con un Festival de verano que ya ha cumplido 22 ediciones, “desde que las contamos, porque antes ya había también cosas”.

A la hora de recoger el premio, Juanje defendió que “la cultura del teatro tiene más sentido en época de crisis; no es un lujo, sino una necesidad vital”, considerándolo “una ayuda para construir un mundo rural vivo”.

Ese premio fue entregado por representantes de la actual Corporación Municipal de Ciudad Rodrigo (Juan Tomás Muñoz, Domingo Benito, Joaquín Pellicer y Azahara Martín), mientras que los otros premios también fueron entregados por personas de relevancia en la historia de la Feria con motivo de sus 20 ediciones: Belén García Cano, hermana de Rosa; Pau Llacuna, quién fuera director de la Fira de Tárrega; y Juan Carlos Sánchez, primer presidente de Civitas, la entidad promotora de la Feria mirobrigense.

Belén García Cano entregó el premio a la Mejor iniciativa de programas educativos y de promoción de las Artes Escénicas para infancia y juventud, que ha recaído de forma paralela en la Asociación Cultural D’Orfeu y en el Festival i de la localidad portuguesa de Águeda. Desde tierras lusas se desplazó una expedición de hasta 12 personas para recoger el galardón, invitando a los presentes a acudir a la próxima edición de ese Festival.

Continuando en el Oeste peninsular, el siguiente premio, a la Mejor Gestión Cultural vinculada a las Artes Escénicas, ha sido para la Mostra Internacional de Teatro de Ribadavia (Orense), un Festival con el que la Feria de Castilla y León tiene algunas similitudes, como apuntó Manuel Jesús González, como por ejemplo que se hace en una localidad pequeña, de unos 5.000 habitantes, que triplica su actividad en verano. Esta Mostra de Ribadavia acumula ya 33 ediciones. Los representantes de su Ayuntamiento entregaron un obsequio a los responsables de la Feria mirobrigense.

El cuarto premio entregado a la hora de comer del jueves fue el de la Mejor Promoción, visibilidad y revalorización de forma genérica de las Artes Escénicas, que ha ido a parar a la asociación AMAEM-Marías Guerreras, integrada por mujeres profesionales de las Artes Escénicas que realizan actividades escénicas y académicas vinculadas a la creación femenina contemporánea. Sus representantes explicaron a la hora de recoger el premio que se unieron “para crecer”.

El acto de entrega de los Premios Rosa María García Cano incluyó un pequeño número teatral, como homenaje al que era director del Festival Titirimundi, Julio Michel, quién falleció el pasado mes de junio, y que fue además uno de los primeros galardonados con los Premios Rosa María García Cano en el año 2012. Ese pequeño número teatral corrió a cargo de Jaime Santos, de La Chana Teatro, que puso en escena la pieza favorita de Julio Michel, perteneciente a la obra Entre Diluvios.

Ver más imágenes: