Lunes, 20 de noviembre de 2017
Ledesma al día

La Junta aprueba la subvención de 140.000 euros para la muralla de Ledesma

El Ayuntamiento ha acometido obras de restauración para garantizar la seguridad estructural de la muralla de las edificaciones colindantes
Zona de la muralla de Ledesma en la que se han acometido obras de restauración tras el derrumbe de un tramo

El Consejo de Gobierno ha autorizado a la Consejería de Cultura y Turismo la concesión de una subvención al Ayuntamiento de Ledesma, por un importe de 140.000 euros para las obras de reconstrucción de un desplome producido en un tramo de la muralla de la localidad salmantina de Ledesma, en la trasera del cuartel.

El Castillo de Ledesma denominado Fortaleza, junto con la muralla, cuenta con la Protección de Castillos Especiales y se encuentra, asimismo, incluida en el Plan Especial del Conjunto Histórico de Ledesma. Sus muros de granito fueron levantados en el siglo XII, con ocho puertas de la que se conserva sólo la Puerta de San Nicolás, flanqueada por dos cubos cilíndricos de sillería y paso de doble arco peraltado El tamaño de los sillares empleados lo pone en relación con las infraestructuras defensivas de León y Astorga.

Esta ayuda de 140.000 euros que se concede al Ayuntamiento de la localidad salmantina de Ledesma, se enmarca dentro de los objetivos de la Consejería de Cultura y Turismo respecto a la colaboración con diversas entidades, para la realización de actuaciones encaminadas a la protección, conservación y mantenimiento del patrimonio cultural de la Comunidad de Castilla y León.

El pasado mes de mayo, el tramo de la muralla que discurre en la Trasera del Cuartel a la altura entre la Alhóndiga y el Antiguo Cuartel sufrió un desplome desplazándose hacia la base de la muralla. Las lluvias contribuyeron a su deterioro que ya se había detectado por la presencia de fisuras paralelas a la muralla, en el vial que comunica la plaza de la Alhóndiga con la calle de subida desde los puentes al núcleo del conjunto histórico artístico de Ledesma. Estas fisuras fueron progresando, al tiempo que la parte central de la calle se hundía de manera constante, hasta llegar a provocar el corte del citado vial por motivos de seguridad.

Dada la inestabilidad de la muralla, así como los riesgos evidentes de nuevos derrumbes en paños adyacentes especialmente en el extremo norte de la rotura, y la inestabilidad en edificaciones de valor histórico, como el edificio de la alhóndiga, el Ayuntamiento de Ledesma ha llevado a cabo una serie de actuaciones para dar solución a la inestabilidad existente mediante la realización de las obras de restauración adecuadas, garantizando la seguridad estructural de las edificaciones colindantes con la zona de rotura. De este modo se ha contribuido a evitar que, a corto plazo, puedan producirse nuevos derrumbes en los paños de muralla adyacentes a la zona ya derruida, mitigando con todo ello las causas que han provocado el colapso de la estructura afectada y permitiendo la reconstrucción del muro derruido reponiendo el vial superior.