Jueves, 21 de septiembre de 2017
Las Arribes al día

Excelente novillada de Valdeflores en Masueco con Raúl Montero y Manuel Martín

La espada trunca un sonoro triunfo de los alumnos de la Escuela de Tauromaquia de Salamanca, que hubieron de conformarse con tres y una oreja, respectivamente

Y el novillo pasó. Manuel Martín rompió las leyes de la física al demostrar que dos cuerpos pueden ocupar un mismo espacio / REP. GRÁFICO: CORRAL

FICHA DEL FESTEJO

Novillada sin picadores
Ganadería: Valdefresno (Valrubio). Primero, segundo y tercero, vuelta al ruedo.
Raúl Montero: dos orejas y oreja.
Manuel Martín: oreja y ovación.
Público: algo más de un cuarto de entrada

Excelente novillada de Valdeflores (Valrubio) la celebrada este domingo en Masueco de la ribera con motivo de sus fiestas patronales, cuatro erales jaboneros de los que tres dieron la vuelta ruedo y un cuarto que resultó una ‘prenda’ por algún defecto visual, lo que dejó al ganadero y al público un sabor agridulce del festejo al ser el último de la tarde.

Actuaban los alumnos de la Escuela de Tauromaquia de Salamanca, Raúl Montero y Manuel Martín, además de Rubén Blázquez en el quite al tercero, que estuvo muy bien.

Raúl montero demostró su toreo sobrio en un primero codicioso, el mejor de la tarde, noble y repetidor incansable, que estuvo por encima del torero. Eran las dos primeras orejas y la primera vuelta al ruedo de un novillo, por lo que la tarde prometía. En su segundo, con más cara que el anterior, Montero estuvo en la misma línea y hubiera repetido trofeos de no ser por la espada, así que tras pinchar se quedó con una oreja y la vuelta al ruedo para el torito.

Manuel Martín salió a no dejarse comer el terreno por su compañero, estuvo decidido, valiente y muy torero, sacó algún muletazo casi imposible hasta por la espalda y hasta toreó de rodillas; el lío parecía estar montado, pero no era su tarde con los aceros. En el primer intento sufrió un corte con el filo de la espada en la mano izquierda, lo que le condicionaría en su segundo. Mató tras varios intentos y al final el presidente, Antolín Alonso, le concedió una oreja como premio a su gran faena, que hubiera sido de rabo de matar a la primera. También vuelta al ruedo para el novillo y aplausos del respetable.

Parecía que la tarde cerraría con un gran triunfo del ganadero, pero el cuarto, segundo de Manuel Martín, no tragó un pase por el pitón derecho, defecto que evidenció en el toreo de capa al levantar por los aires al novillero en una de sus envestidas por ese asta, que no obedeció al engaño y salió derecho en la suerte llevándose por delante al torero, aunque sin mayores consecuencias. Lesionado en su mano izquierda, no lo intentó ni tan siquiera por ese pitón, que de tener algo el de Valdeflores, estaba por ahí. Cierto es que si el ‘morlaco’ le hubiera tocado a Paquirri en Vitigudino no hubiera pasado el trasteo inicial para coger los aceros, pero enfrente estaba Manuel Martín, un torero de raza que lo intentó con la mano derecha a pesar de que el toro sabía lo que dejaba detrás, por lo que lo poco que sacó el novillero fue de ley. Pero nuevamente la espada le traicionó, sin suerte acabó escuchando un aviso.

Al final, tarde de fiesta en Masueco con una escasa entrada, poco más de un cuarto de entrada.

Para mañana lunes, a las 18.30 horas, corrida de rejones con Roberto Armendáriz, triunfador en Pamplona, y Juan Quinta, con novillos de Ignacio López-Chaves.

PROGRAMACIÓN FESTIVA

21 de agosto, lunes

12.00 Gigantes y cabezudos con la charanga Chungareta.

18.30 Corrida de rejones, de la Ganadería de Ignacio López Chaves para los rejoneadores: Roberto Armendáriz y Juan Quinta.

24.00 Verbena con la orquesta Syra y fin de fiestas.