Viernes, 17 de noviembre de 2017
Béjar al día

El asociacionismo, nuevos retos y oportunidades que ayudan a crecer

Las asociaciones ofrecen vertebración de la comunidad, aportan a las personas que las integran la posibilidad de compartir inquietudes, de enriquecerse y  practicar valores

Emma Kunst, animadora sociocomunitaria

Me piden que escriba sobre  asociaciones en Béjar, (lo que ha sido una parte muy importante de mi actividad profesional y de alguna forma de mi vida personal) y  lo primero que se me ocurre decir es: son tiempos difíciles para el asociacionismo.

Dentro de los procesos de participación social, el asociacionismo es, digamos, la forma  más estructurada y la que requiere un compromiso que va más allá del cumplimiento de unos objetivos. Se trata de organizarse con otras personas de forma  democrática y con un reconocimiento legal.

Existe muy poca legislación, sobre todo en el campo social, que no contemple en alguno de sus apartados como se estructurará la participación de la ciudadanía en el diseño de políticas, en el seguimiento de planes, etc. Así se crean los Consejos de salud, los Consejos regionales de Servicios sociales ..

¿Por qué este interés al menos en el papel?, ¿para qué promover asociaciones?, ¿qué sentido tiene apoyar el movimiento asociativo?, ¿qué sacan las personas perteneciendo a asociaciones?.

Es fácil entender que hombres y mujeres que tienen las mismas necesidades se organicen para darles respuesta: los padres y las madres que tienen a sus hijos e hijas escolarizadas, la gente joven que no encuentra espacios donde divertirse y encontrarse, las mujeres que ven vulnerados sus derechos, las personas con una enfermedad, las  personas con aficiones comunes  que no pueden desarrollarlas en soledad, las amantes del patrimonio y la tierra que desean disfrutar la riqueza de donde viven y asegurarla a sus descendientes …

Se trata de grupos que conocen muy bien cuales son las dificultades en su ámbito de actuación  y también que pueden aportar recursos y ayudar a gente que está en su misma situación. Escucharles (me refiero a las administraciones), enriquece el conocimiento de los temas y mejora la búsqueda de soluciones a muchos problemas, sobre todo si se hace con honestidad y no desde intereses partidistas o sectarios.

Está entonces claro que las asociaciones aportan a la sociedad un conocimiento de la realidad más allá de datos, que es difícil obtener desde otras ópticas lejanas  y no sólo eso, aportan la sensibilización y la promoción de cambios necesarios para mejorar muchos aspectos de la vida comunitaria.

Ofrecen además una vertebración de la comunidad que aporta a las personas que las integran la posibilidad de compartir inquietudes, de enriquecerse y de practicar valores. Es fácil decir que hay que promover una sociedad solidaria, responsable, pero es necesario crear los espacios donde se puedan entrenar esos comportamientos, donde se pueda crecer y donde sentirse a gusto.

Esta última cuestión es claramente relevante en le movimiento asociativo juvenil, la prevención de muchas dificultades como es la prevención de drogas, de la violencia de género… está precisamente en el protagonismo de jóvenes en el planeamiento y ejecución de las actividades porque requieren el desarrollo de capacidades de negociación, de cooperación y de gestión tan útiles en su vida adulta

Red asociativa potente en Béjar

En Béjar contamos con una red asociativa potente en relación con otras zonas de la provincia: aproximadamente 110 asociaciones activas, de jóvenes, vecinos, AMPAS, culturales, mayores, mujeres, de desarrollo, deportivas… un capital humano impresionante y una fuente de recursos por desarrollar increíble

Esta red, aparte de trabajar en sus distintos ámbitos proporcionan (nos proporcionan) múltiples recursos y propuestas que mejoran la calidad de vida de nuestra ciudad y suponen para muchas personas con especiales dificultades una oportunidad para integrarse socialmente en todos los sentidos de muy difícil cuantificación.

Sin embargo, siendo tan evidente lo que supone contar con este activo, los retos son tremendos. Por señalar brevemente algunos de ellos diría la importancia de hacer visible (y dar crédito) este potencial, no sólo cuando hay que hacerse fotos, o cuando requerimos la participación urgente de algunos grupos para hacer más lucida una actividad, sino de forma continuada y a través de foros con peso a la hora de tomar iniciativas políticas (entendida la política en el sentido más extenso de la palabra).

Es necesaria una profundización de la cultura democrática dentro y fuera de las asociaciones. Algunas personas les preocupa que participar en determinadas entidades tenga consecuencias en su esfera personal, laboral…,se generan conflictos entre grupos con objetivos similares, se rechazan propuestas de grupos por su significación más que por el contenido de las mismas, se genera intolerancia ante la diversidad.

Faltan lugares de encuentro y participación adecuados y profesionales que trabajen de manera continuada en la generación de procesos sociales.

Dentro de las propias asociaciones hay que hacer un trabajo continuo de revisión de objetivos y actitudes de las personas que las integran. No hay que olvidarse de que no tenemos formación en trabajo en equipo, en inteligencia emocional, aspectos importantes para poder afrontar una relación tan diferente a la que encontramos en otros ámbitos de nuestra vida. Fomentar el compromiso dentro de los grupos, ser miembro activo y asegurar un ambiente democrático y de tolerancia

Sí son tiempos difíciles pero los grandes cambios están en nuestras manos y conseguirlos nos mejoran como sociedad y como personas

Emma Kunst
Animadora Sociocomunitaria