Lunes, 18 de diciembre de 2017

La estabilidad del precio de la luz mantiene la inflación en el 1,5%

Los precios acumulan 11 meses consecutivos en cifras positivas y permanecen en las tasas previstas por el Gobierno
Estabilidad de la inflación por el mantenimiento del precio de la electricidad

La inflación se mantuvo estable en julio con una tasa interanual del 1,5%, la misma que el mes anterior. Ha contribuido a esta situación la bajada del precio de la electricidad, que ha sido compensado en parte por el menor descenso de los carburantes, según los datos publicados por el INE. De esta forma, los precios acumulan 11 meses consecutivos en cifras positivas y permanecen en las tasas previstas por el Gobierno.

Entre los grupos que más han bajado los precios están los alimentos y bebidas no alcohólicas, con una variación anual del 0,1%, siete décimas por debajo de la de junio. Un descenso causado por la bajada de los precios de las frutas, frente a la subida que registraron en julio de 2016. También la vivienda, cuya tasa desciende cuatro décimas hasta el 3,2%, debido a que los precios de la electricidad bajaron este mes, mientras que aumentaron el mismo mes del año pasado.

Por su parte, entre los productos que han contribuido a un alza de los precios está el vestido y calzado, que presenta una tasa del 0,4%, dos décimas superior a la del mes anterior por unos descensos inferiores a los del año pasado. Algo que también ocurre en el transporte, que aumenta su variación anual seis décimas hasta el 2,4% a causa de que los precios de los carburantes disminuyen este mes menos de lo que lo hicieron en julio del año pasado.

Asimismo, la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumenta dos décimas hasta el 1,4%, con lo que se aproxima a la convergencia con el índice general. Esta evolución indica una menor volatilidad de los precios de la materia prima, especialmente el petróleo, que se mantiene estable en los 50 dólares el barril.

Además, la variación del IPC Armonizado –homogéneo en toda la UE- se sitúa en el 1,7%, una décima por encima de la registrada el mes anterior. Esta evolución supone aumentar la brecha con la inflación de la zona euro, que está en el 1,3% en julio, lo que perjudica la competitividad de la economía vía precios con los países de la moneda única.

En cualquier caso, transcurrido más de la mitad del ejercicio la inflación se ha reducido significativamente desde el repunte que experimentó a comienzos de 2017 cuando se situó en el 3% por el alza del precio del petróleo, que repercutió en los carburantes y el recibo de la luz. Sin embargo, superado ese efecto escalón –la subida coincidió con los bajos precios de las materias primas un año antes- el escenario se estabiliza con tasas más moderadas.

A pesar de esta moderación, el comportamiento de la inflación acarreará pérdidas de poder adquisitivo para los pensionistas, que apenas vieron cómo su paga se revalorizó un 0,25% -el mínimo que marca la ley-. Una menor capacidad de compra para este colectivo que se suma a la registrada en 2016 cuando el IPC acabó el año en el 1,6% y las pensiones se habían incrementado de nuevo el 0,25%. También los trabajadores perderán capacidad de compra, ya que la revalorización pactada por convenio se ha situado en el 1,3%.

Fuente: El Norte de Castilla