Domingo, 22 de octubre de 2017

Peligro en la urbanización

.

 

Seguramente muchos lectores al leer estas líneas se sientan identificados, sobre todo los que viven en la urbanización Vega de Salamanca.

 

El ayuntamiento recauda impuestos y se supone que dentro de esta cuantía está el mantenimiento de las zonas comunes. 

Es una verdadera lástima pasear por las avenidas Río Tormes y Paseo de Villamayor y tener que descender cada pocos metros a la carretera porque los árboles invaden la acera y sus ramas son un gran peligro. 

Existen multitud de parcelas, con dueños, muchos de ellos entidades bancarias, que dejan mucho que desear. Están plagadas de maleza y sin vallar suponiendo un alto riesgo de incendio y sus fatales consecuencias para los residentes.

 

No puedo olvidar la ribera del Río Tormes a la que se le ha dedicado una gran parte de los presupuestos del ayuntamiento y la cual quedó  envidiable al finalizar las obras de recuperación, pero que a día de hoy da verdadera pena pasear y observar el abandono que sufre.

 

Las plantas de las medianas son otro punto para mejorar y no eliminarlas a la primera queja vecinal. 

Se que nunca llueve a gusto de todos, pero cuando se pagan impuestos a los ayuntamientos existe el derecho de reivindicar que se haga un buen uso de ellos y se trate por igual a todos los vecinos.