Lunes, 23 de octubre de 2017

El defecto Sánchez

194

Pocos clientes en el bar de Emilio. Pocos, y no demasiado bien avenidos, que aunque la mayoría nos definimos “de izquierdas”, lo que no nos fiamos del PSOE andamos a la greña con los que se proclaman “socialistas”.

El “efecto Sánchez” ha catapultado a su partido en las encuestas. Sin embargo, quienes tenemos más prisa, le reprochamos que Rajoy sigue ahí, que los casos aislados continúan aflorando, que ganaron las elecciones haciendo trampa y que no pasa nada. Nada, a pesar de las promesas de Sánchez.

Vale, que no le dejan en el partido. Vale, que tiene que ir a paso lento. Vale. que la prudencia debe prevalecer para que no ocurra como antes… No. No vale, porque ya está ocurriendo lo mismo que antes: donde dijo bla, bla bla, se oyó ble, ble ble y vuelve a oírse ble, ble ble.

Lo que más me preocupa de todo este “defecto Sánchez” es que sigue perdiendo España, seguimos perdiendo los trabajadores precarios, tengamos un contrato de miseria o seamos “emprendedores” sumidos en idéntica miseria.

Y Sánchez nos mira desde arriba, con buenas palabras, con nulas intenciones.

Permitidme, pues, que yo no hable del “efecto” Sáncez, sino del “defecto” Sánchez. El mismo de antes, inmutable.