Viernes, 22 de septiembre de 2017

Aficionados Prácticos, pasión y afición

La ilusión es la seña de identidad de la docena de aficionados que este mes de agosto se vestirán de corto en la provincia para afrontar su compromiso, una cita que conlleva más de un año de preparación y mentalización

Aficionados prácticos en La Glorieta en un reportaje para SALAMANCArtv AL DÍA | FOTOS: Alberto Martín

MARÍA FUENTES

La mayor ilusión para muchos es probablemente la suerte de poder seguir teniendo ilusiones. Vivir imaginando, sentir y ansiar lo que está por venir. De ilusión, deseo y confianza saben bien la docena de aficionados que este verano están anunciados en los certámenes de aficionados prácticos del mes de agosto. Saben, y en sus caras, lo trasmiten. Pablo, Fran, José, David, Bernardino o Agustín son solo algunos de los nombres de los dos certámenes programados: Peralejos de Abajo y El Cubo de Don Sancho, las citas.

Hablar del certamen de aficionados prácticos de Rollanejo es hablar ya de una cita ineludible en el calendario taurino de la provincia de Salamanca. La idea, que partió de la mente inquieta de Javier Vicente hace siete años, ha evolucionado hasta convertirse en la actualidad en uno de los bolsines de aficionados prácticos más importantes a nivel nacional. “En El Cubo de Don San Sancho se venía celebrando la fiesta típica de esa finca, en el cuál se soltaban unas vacas para conmemorar el año que se había comprado la finca. Pensé que hacer un certamen de aficionados de una forma más profesional sería bueno para el municipio y enseguida encontré respaldo por parte del Ayuntamiento y de los vecinos”, explica Javier Vicente, organizador. Así, el próximo 12 de agosto se celebrará la VII edición con cuatro salmantinos en el cartel: Willy Huertos de Vitigudino, Marcos Morante de Olmedo de Camaces, Agustín Arias de Santiago de la Puebla y Bernardino Basas de Salamanca. Además, se suman dos nombres: Loren Romera de Colmenar Viejo y José Manuel Arévalo de Ronda.

Cada año son más los que quieren participar y hay interesados de diferentes puntos de España. Los acartelados conocen si actuarán o no con antelación “para que vivan durante un año la emoción de estar anunciado en un cartel y para que puedan experimentar la sensación de tener una fecha cerrada y prepararse física y psicológicamente”.

Aquí, asegura Javier, “si algo prima por encima de todas las cosas es la ilusión”. La mayor parte de estos aficionados prácticos han soñado a lo largo de su vida con ser toreros, y para ellos es una responsabilidad.

Es un festejo de ilusiones con amigos, familiares y cada vez más profesionales en los tendidos. Aquí el fracaso no existe. Cada uno tiene su profesión, no viven del toro, solo quieren que todo su esfuerzo se vea reflejado por la afición tan grande de la que gozan. El certamen está diseñado para que el triunfador repita al año siguiente y se premia además al mejor quite artístico, lo que obliga a hacer el espectáculo aún más vistoso donde la seriedad prima desde el inicio hasta el fin de la tarde en cada detalle.

Peralejos, otra apuesta

Visto el éxito de la iniciativa en El Cubo de Don Sancho, el pasado año el Ayuntamiento de Peralejos de Abajo apostó también por el certamen de aficionados prácticos, y dada la masiva afluencia de público, el próximo 6 de agosto celebra su II edición. Mientras en El Cubo de Don Sancho cada aficionado lidiará una vaca, en Peralejos de Abajo habrá tres añojos, uno para cada dos.

El cartel de este año lo componen David Fuentes de Vitigudino, Rubén Valiente de Coria, David Menacho de Salamanca, José Ávila de Salamanca, Manuel Alejandre de Zamora y Francisco Tapia de Boada.

El objetivo a corto plazo es que este tipo de festejos se celebre en más pueblos de la zona. A lo largo de estos siete años, ya han participado más de una treintena de personas, y se espera que cada año siga creciendo. En esto, al final, prima la verdad, y la verdad es siempre una ilusión.

 

JOSÉ ÁVILA | AFICIONADO PRÁCTICO  “Es una tarde al año que genera muchísima ilusión”

Con 41 años, José Ávila vive estos días con la ilusión de volverse a poner el traje corto el próximo 6 de agosto. Ganó el certamen de aficionados prácticos de Rollanejo en 2014 y este año debuta en Peralejos de Abajo. “Siendo un chaval quise ser torero y de ahí viene mi afición. Pasé por la Escuela Taurina de Salamanca, estuve cinco años y llegué a torear festejos en públicos pero a los 19 años vi que no me veía para poder continuar en ello”, explica. Desde entonces, ha seguido entrenando y practicando siempre que puede ya que su afición sigue intacta. “Estuve un tiempo apartado y a través de un conocido de Javier que me invitó a ir al certamen del Cubo de Don Sancho se reactivó mi ilusión”.

Asegura que se trata de mantener viva esa llama que ha sentido desde niño pero ahora practicando desde la normalidad, “sin volverse loco”. “Físicamente es importante porque te empiezas a mentalizar con más de 10 meses de antelación y eso ilusiona. Mi sorpresa fue llegar a Rollanejo y ver la cantidad de gente que había. Tuve la suerte de ganar mi primer certamen y volver al año siguiente. Es una experiencia muy apasionante”, añade.

“Es una tarde y eso crea una ilusión, estás a lo largo del año mentalizado, te preparas dentro de las posibilidades que cada uno tenemos. Cuando puedo voy al campo sin quitar nunca sitio a nadie. Entreno de salón y los viernes voy a la Escuela de Aficionados Prácticos que tiene la Diputación de Salamanca. Esto no es una competición, es disfrutar y que salgan las cosas”, concluye.

DAVID MENACHO | AFICIONADO PRÁCTICO “Lo que más impone es pasar de la intimidad del campo a una plaza llena”

David Menacho se hizo aficionado a los toros casi sin querer. Desde niño, por circunstancias personales, ha podido acudir al campo con asiduidad, y es ahí donde dio sus primeros lances. Él, a diferencia de muchos de sus compañeros de cartel, nunca formó parte de ninguna escuela taurina. Es autodidacta. “Se puso en contacto conmigo Javier para participar en el año 2013 y tuve la suerte de poder proclamarme vencedor del certamen y lograr el premio al mejor quite artístico. Pasar de torear en la intimidad del campo a hacerlo con público era lo que más imponía. Cuando eres capaz de superarlo es muy bonito”, explica.

Este año vuelve a Peralejos como triunfador del año pasado. “El debut en la otra edición para mi tuvo un plus de importancia, al ser nocturna sentimentalmente era más bonito, era una plaza portátil, y el espectáculo era solo para nosotros. Tengo mucha ilusión por ese día”, añade.

De todos los valores que esto les aporta, Menacho destaca el respeto, el compañerismo y la exigencia. Para él, es “un cúmulo de ilusiones que hasta que no se sienten es difícil imaginar”.

Ver más imágenes: