Lunes, 21 de agosto de 2017

Ficciones y fricciones

    Parece que el libro de no ficción más vendido en España este verano es uno escrito por Terelu Campos. Ni me sorprende ni me escandalizo. Es obvio que en cualquier ámbito del espectáculo, como en el de la alimentación, se consumen muchas más chucherías que delicatessen. El porcentaje de masticadores de chorradicas tostadas envueltas en bolsas de colores está muy por encima del de los degustadores de jamón ibérico de bellota. Ya; ya sé que en este último caso puede apelarse a la tremenda diferencia de precios, pero el argumento no vale para el consumo literario. Más bien, diría que ocurre al revés: se pueden conseguir libros extraodinarios a muy buen precio, e incluso gratis si se toman prestados en una biblioteca, mientras resultan bastante caros los best-sellers planetarios de tapa-cara dura y los subproductos de los personajillos televisivos.

   Entre los programas de Televisión que tengo presentados en el Registro de la Propiedad Intelectual está uno que titulé "Los analfabetos" (Depósito Legal S-566-1991), que obviamente no ha prosperado. En la explicación de aquel guión decía hace más de un cuarto de siglo:

El número de analfabetos funcionales asciende en España a un tercio de la población adulta.

Este programa (de tipo documental informativo o reportaje extenso, en un solo capítulo o en forma de serie) pretende hacerse eco de:

El alcance real de la situación.

Las causas del analfabetismo absoluto o convencional y las del analfabetismo funcional.

Evolución y comparación entre países / regiones y poblaciones concretas.

Análisis en diversos sectores y colectivos (por ejemplo: los más afectados y los menos afectados)

Investigar casos en: ventanillas de Bancos y Cajas de Ahorros, organismos públicos, oficinas de reclutamiento, Autoescuelas, Comercios de electrónica y equipos complejos, estaciones de autobuses y ferrocarril, puertos, aeropuertos, etc.

El tratamiento de estos contenidos admite la inclusión de testimonios y entrevistas de especialistas, autoridades en la materia, y también sondeos y relatos de protagonistas o testigos de casos específicos.

   Desde aquel año 1991 hasta hoy la situación no ha mejorado. Es más, la politización de la enseñanza ha creado la quimera de "la generación mejor formada de la historia" para definir a las primeras promociones de universitarios en las que abundan semianalfabetos. Lamenté aquí el deterioro de la imagen de profesiones de alta responsabilidad social. La primera, y a mi juicio la más importante, la del maestro; y entre las que la acompañan en el abaratamiento, refulgen las de periodista y escritor. ¿Se puede considerar literatura lo que hace la mencionada señora del clan Campos? Visto que su dedicación preferente, con lo que se gana la vida, es chismorrear y despellejar a sus congérenes, más que en el género de "no ficción" la encuadraría en el fricativo de "fricción".

(Ilustración: diseño J. J. Muñoz. sobre mosaico romano "Virgilio entre dos musas")