Jueves, 21 de junio de 2018

La cruz del río y la desaparecida iglesia de San Gil

Muchos historiadores consideran que su verdadero propósito fue el recordatorio del lugar en el que estuvo enclavado un templo, derribado a finales del siglo XIV, por orden del Concejo

De estilo gótico-plateresco este bonito crucero, situado en la Ribera de curtidores del río Tormes, data de finales del siglo XV o principios del XVI. Su columna está labrada en piedra de Villamayor y se levanta sobre unas gradas con cuatro escalones. En su parte norte se puede apreciar en relieve la imagen de Cristo crucificado y de la Virgen en su parte sur.

Este lugar es captado de manera recurrente por turistas, fotógrafos aficionados y profesionales, convirtiéndose en una de las postales más típicas de la ciudad.Las cruces o cruceros, hoy prácticamente han desaparecido de la ciudad, al menos se conocen trece ubicaciones en diferentes épocas.

El arquitecto Jerónimo García a finales del siglo XVIII, en su plano de la ciudad de Salamanca, reflejó la situación de diez de ellas. Estas cruces se colocaban con diversas finalidades, que en general, nada tenían que ver con picotas o ajusticiamientos.

La Cruz de término o Humilladero, colocada en las entradas de ciudades o villas, era el tipo más común de crucero, y su finalidad no era más que resaltar la religiosidad y la fe del lugar en que se encontraba. La finalidad de la cruz del Río, bien pudo ser como cruz de término o humilladero, pero se creen que existían muchas más posibilidades de que su verdadero propósito fuera el recordatorio del lugar en el que estuvo enclavada la desaparecida iglesia de San Gil, derribada a finales del siglo XIV, por orden del Concejo.

Fotografía 

  • La cruz del Río. Autor: Walter Schröder en el Bidarchiv. Foto Marburg. Fuente: Salamanca en el ayer.

Esperanza Vicente Macías