Lunes, 21 de agosto de 2017

El peligro de las áreas de montaña

DESPOBLAMIENTO DE CASTILLA Y LEÓN

La estructura del territorio, conformada básicamente por la Cuenca del Duero y delimitada en la práctica totalidad por una barrera de montañas, conlleva el que las zonas con mayor descenso de población, y por ende los núcleos más despoblados, se localicen mayoristamente en la orla periférica del conjunto geográfico, esto, por otra parte, de forma generalizable, ocurre en gran parte de las áreas de montaña de la Nación , ya que, el factor altitud es muy variable de singular incidencia en la pérdida demográfica de los núcleos de población.

Corrobora este hecho, la coincidencia en cuanto a existencia de núcleos despoblados en las cadenas montañosas de León  y Zamora   que deslindan los cauces del Sil y Duero, así  como las Sierras, páramos y loras que dividen de este último como las del Rio Ebro a su paso por la provincia de Burgos  Otro tanto puede decirse de las tierras altas de la provincia de Segovia entre Serrezuela y Somosierra Las de Soria, entre la Sierra de Cabrejas y el Duero.

No es casual, si bien en ello han influido la conjunción de varias y variables causas, el hecho de ser la provincia de Soria, la que, con máxima altitud media posea el mayor contingente de despoblados y pueblos en situación límite en proporción al número de entidades de su nomenclatura.

La crisis ganadera iniciada en el siglo pasado y acentuada a partir de los años cincuenta, ha contribuido, en gran parte a determinar lo ya expuesto. A ello hay que añadir, como causas motoras características de las áreas de montaña la deficiencia, e incluso inexistencia a mediados del siglo, de vías de transporte , con el consiguiente aislamiento y dificultades en la asistencia médica, servicios y la situación heredada de la distribución de asentamientos medievales, que se ha conservado en numerosas zonas de montaña (gran densidad de núcleos de pequeña entidad) situación que en las llanadas sufrió un proceso selectivo a lo largo de los últimos siglos, mediante el cual unos núcleos fueron sucumbiendo a costa de aquellos que adquirieron mayor prepotencia