Martes, 25 de julio de 2017

Pensiones y pensionistas

191

Coincidimos ayer en el bar de Emilio con un amigo que es asesor bancario. Le preguntamos por las pensiones, las públicas y las privadas. Su respuesta, nos dejó desconcertados. Nos recomendó ahorrar. Sólo ahorrar.

Nos habló del timo de los planes de pensiones cuando tu poder adquisitivo es ajo. Cuanto menos pagues de cuota, menos te darán cuando te jubiles.

Nos contó que tu cuota se convierte en una tarta y que a la hora del reparto, tu porción será la más pequeña. Contra ella compiten algunos impuestos y, claro está, la entidad financiera con la que contratas la pensión.

Nos recomendó que no nos fiásemos de lo público, porque no hay voluntad de hacerlo eficiente, aunque, afirmó, se puede.

Lo más triste de la conversación, no fue lo que acabo de decir. Lo peor es que nuestro amigo, volverá a votar al PP en las próximas elecciones.

Amigos como éste, son las balas. Las pistolas se llaman Mariano, Soraya o Cristóbal.