Sábado, 18 de noviembre de 2017

El Derecho a Decidir o la manipulación de las palabras. La mentira como argumento político

Llevamos ya 5 años en España utilizando el término Derecho a Decidir impuesto en el vocabulario político  por parte del sector independentista de Cataluña bien apoyado por el actual Gobierno  de la Generalitat. 
Durante este tiempo, los ciudadanos catalanes y españoles hemos sufrido una intensa campaña financiada por el Gobierno catalán, no solo sobre la supuesta soberanía del Parlament de Cataluña, algo claramente contrario a la Constitución española que afirma la unidad territorial de España, sino también sobre la identificación de palabras como Derecho a Decidir con Democracia y Soberanía.
De acuerdo con esta propaganda manipuladora, el Gobierno central y los Tribunales de Justicia no permiten a los ciudadanos catalanes votar qué tipo de relación quieren mantener con España o si Cataluña se convierte en un Estado independiente de España. 
En consecuencia, el Gobierno español está en contra de la Democracia porque no admite un referéndum de Autodeterminación en Cataluña.
Sin embargo, por mucho que se insista con argumentaciones falsas en los medios de comunicación, alimentados por la Generalitat catalana, los ciudadanos catalanes ya tienen el derecho a decidir porque en un régimen democrático los ciudadanos votan a sus representantes y eligen a sus gobiernos cada cierto tiempo, sin ningún impedimento. 
Una muestra de ello son las diferentes elecciones generales, autonómicas y locales que se han llevado a cabo en Cataluña desde el 15 de junio de 1977, fecha en la que legalmente el régimen dictatorial franquista desapareció en España. En 1978, España se dotó de una Constitución democrática que fue votada masivamente por los españoles, catalanes incluidos y es por esa constitución que existe el régimen autonómico que permite un Gobierno propio como la Generalitat, lo cual significa que los poderes de la Generalitat emanan de la Constitución española de 1978 y del Estatut de Autonomía.
Es falso en consecuencia que los catalanes no tengan el derecho a decidir porque eso es consustancial con la democracia española. Si lo que se quiere decir es que los ciudadanos catalanes no tienen derecho de autodeterminación y por lo tanto no pueden separarse unilateralmente de España entonces la afirmación es cierta porque ningún Estado democrático desde los Estados Unidos a Francia pasando por Alemania o Italia admite el derecho unilateral de Secesión.
En todos los países democráticos existe una única soberanía y eso se proclama en todas las constituciones, tener una lengua propia y una historia como comunidad diferenciada no da derecho a separarse de España. En Francia por ejemplo, existen comunidades con lenguas distintas del francés como los corsos o los bretones, sin embargo no se permite la secesión del país a esas comunidades. 
Cuando se apela a los Derechos Humanos para defender el derecho de Autodeterminación se está engañando y mintiendo  a los ciudadanos porque el derecho de Autodeterminación, como han repetido los expertos una y otra vez, solo es aplicable a los territorios colonizados cosa que nunca ha sido el Caso de Cataluña. La sentencia del Tribunal Supremo de Canadá sobre Quebec, la del Tribunal Constitucional alemán sobre Baviera o la del Tribunal Constitucional italiano sobre la Padania han subrayado que no existe el derecho  de autodeterminación y que un territorio del Estado no puede convocar una votación en un  asunto que solo pueden decidir el conjunto de los ciudadanos de acuerdo con las leyes. 
Democracia no es solo el derecho a decidir los representantes del pueblo y el Gobierno es también respeto a las leyes y a los procedimientos. Un referéndum ilegal en contra de la Constitución española es también antidemocrático porque va contra la esencia de la Democracia: el respeto a la Ley aprobada por todos los ciudadanos.