Viernes, 22 de septiembre de 2017

La importancia de recordar

 Recuerdo es aquella imagen del pasado que se tiene guardada en la memoria, por tanto, la memoria es la capacidad para almacenar, retener y recordar información, es la función cerebral que gracias a las conexiones sinápticas entre las neuronas nos permite retener las experiencias pasada

El recuerdo es una restauración de lo pasado a partir del material conservado en la memoria, en él uno se acuerda de objetos, personajes o experiencias vividas. A veces el recuerdo viene de una impresión o imagen(es) que se queda en la memoria de alguna situación ya sea trágica, triste o feliz.

Un recuerdo es una configuración de conexiones almacenada entre las neuronas del cerebro. Hay aproximadamente 100.000 millones de esas neuronas, cada una de las cuales puede formar quizá entre 5.000 y 10.000 conexiones sinápticas con otras neuronas, que arrojan un total de alrededor de 500 y 1.000 billones de sinapsis en el cerebro adulto promedio.

 

Los neurocientíficos suelen clasificar los recuerdos en dos tipos: declarativos y no declarativos. Los recuerdos declarativos son temas que sabemos que recordamos, como el olor de una comida o lo que sucedió ayer por la tarde. Mientras que los no declarativos son asuntos que sabemos sin pensar conscientemente en ellas, cómo andar en bicicleta.

 

Las sinapsis en el cerebro se fortalecen o se debilitan, cuando sucede esta última al transcurrir el tiempo, está ocurriendo una pérdida de memoria, esta alteración es conocida como amnesia. También, existen otras anomalías de la memoria como la hipomnesia (disminución de la capacidad de la memoria), y la hipermnesia (aumento o hiperactividad de la memoria) (DSM V)

Dolor, rabia, indignación, asombro, eso siento ante una sociedad etérea como la que hoy vivimos.

Hechos tan graves como estamos padeciendo: una Ikurriña provocadora  en  San Fermín 2017, un asalto o golpe a las Instituciones, Desafío Soberanista, ensalzamiento de asesinos de LA ETA, etc, etc y… ¡ silencio total!, en nuestro recuerdo  deberían estar los 900 asesinatos de LA ETA, hijos, padres esposa, novias, inválidos, ¡muchas víctimas!, demasiada sangre y terror desencadenó LA ETA a gentes de bien, que vieron como sus sueños eran segados, conmemoramos, -  no que celebramos - como los grandes politólogos - tertulianos denominan al horror.

Ortega Lara sobrevivió dentro de un ataúd de cemento durante casi 2 años” ¿lo recuerdan? ¿No recuerdan la imagen de un esqueleto sin apenas poder mantenerse en pie?,  ¿Y su secuestrador y carcelero?,  fue un tal Bolinaga, unos años de cárcel, ya que su muerte eran inminente, pues no señores, vivió 4 años entre francachelas y  palmaditas de colegueo, el mal le mantuvo respeto ¡Ahhhh! ¿Que Ortega era torturador?, no sabía que a un trabajador de prisiones se le conocía con ese nombre  ¡Deben hacérselo mirar!    Hace   20 años, un joven lleno de ilusiones perdió la vida, no por un accidente o una enfermedad ¡Nooooo!  Porque un cobarde le asestó 2 tiros ¿y su asesino? –Entre rejas- con su compañera y sus hijos, Miguel Ángel no pudo cumplir el sueño de estrenar un coche, ¡su gran ilusión!, ni formar una familia, ni…todo se desvaneció con el segundo tiro, el cerebro era una calabaza hueca, ¿Por qué?  Lo recuerdo Miguel Ángel Blanco, resultaba molesto a una parte radical de la ovejada sociedad vasca, ¡con qué facilidad se olvidó “EL ESPIRITU DE HERMUA”! los pro-asesinos van de TV en TV cómo tertulianos, nunca condenan los 900 asesinatos, ni el dolor de las víctimas y familiares. Pobre muchacho tertuliano, cuando en realidad tendría que escribir ¡Asco de chico! se hace llamar periodista, por lo que damos la bula de tener una buena información sobre el tema que va a tertulear, pues no señores,  el tal dice que nuestra Transición había costado miles de muertos, ante las críticas… rebajo el número, (estamos en tiempo de rebajas) y lo dejó en 500 asesinados, eso sí, había sido la derecha y ¡se quedó tan pancho! no pudo dar nombres ¡ni uno! porque no hubo víctimas, hubo  gran generosidad política y de la ciudadanía. Aunque la qué escribe tuviera pocos años por aquel 1978 comprendió aquel acto como una entrega,  nos llevó a 40 años de paz, ¡y la paz en España!…cuesta. Somos como dijo Amadeo de Saboya “un pueblo duro e ingobernable”

 Los españoles de bien, recordamos, tanto olvido y permisividad sin penas castigadoras, puede llevarnos a repetir la vuelta a las Checas, fusilamientos, odios, anticlericalismo… ¡por favor! dediquemos un rato al recuerdo, es bueno, limpia el cerebro de malas interpretaciones sobre el terror de dictaduras como Venezuela, Bolivia… Cuba. Olviden algunos que no siempre es ser  agradecidos a quien nos subvenciona. Vean la realidad no bajo cristales desequilibrados o les dejará ciegos