Miércoles, 26 de julio de 2017

La clase de Laura

Una preciosa etapa concluye, unos compañeros maravillosos en la aventura de la vida.

Elena Redondo, en nombre de todas las familias les dedicó estas palabras, desde infantil hasta sexto de primaria.

                       

Imagino que os estaréis preguntando qué hacemos todos aquí… No es casualidad, llevamos un mes más o menos conviviendo con el secreto y nos ha costado no meter la pata… pero todos estábamos ilusionados con prepararos esta sorpresa que ya, a partir de mañana será, esperemos un buen recuerdo para todos.

 

Todo comenzó hace ocho años… no sé si todavía os acordáis de esos babis que por más que las abuelas os cogieran el bajo os quedaban igual de grandes... Ahora vosotros veis por ejemplo a Álvaro y decís: “¡Ay que mono!... pues así más o menos erais vosotros…

 

Pobre Conchi, esas primeras semanas fueron duras…aunque ya desde el principio se vio que estaba creándose un gran equipo…si  uno se ponía a llorar, por solidaridad todos empezabais a llorar, acompañando al solista.

 

Conchi se desesperaba porque todos “erais más lentos que el tren de Medina” y os empeñabais en no colorear tupidito, tupidito…¡¡¡Que días aquellos!!!

 

El grupo fue creciendo y entre todos, fuisteis capaces de hacer los cambios más llevaderos para los que se sumaban… aprendiendo a acoger y a ser acogidos.

 

Han sido años más o menos duros…pero todos, todos vuestros profesores: Conchi, Esther, Ángel, Cristina, Moli, Ana, Félix, Paco, Pepe, Teodoro… han coincidido en algunas cosas que hacen tan especial a este grupo… ¿Alguno las sabéis? Pues que tenéis unos padres estupendos… que es broma….Creo que han detectado a través de años de observación, que padecéis el síndrome de la cotorra, de la parlachinería, de la charlatanería, de la palabra fácil…¡¡¡Pobres profes, casi tenían que pedir permiso para dar la clase!!!

 

Destacando que entre tanta palabra con la que llenabais el mundo, habéis descubierto las más útiles, aquellas palabras que nos ayudan a resolver conflictos, aquellas que tenemos que buscar cuando nos equivocamos para rectificar y pedir perdón.

 

También habéis vivido juntos momentos memorables, como aquella clase de science en la que una vecina falta de ropa os tuvo distraídos un buen rato... O aquellas clases en las que Ana os explicaba el aparato reproductor y tardó un segundo en arrepentirse al abrir un momento de resolución de dudas... ¡¡ Hala chicos... Mejor preguntarles a vuestros padres!!

 

 

También hemos pasado juntos nuestro propio año horribilis… ¿o no recordáis el año pasado el listado de escayolas, vendajes y enfermedades varias?:escayolas por cartílago de crecimiento, culebrón, varicela, rotura de cúbito y radio,  esguinces varios... aproximadamente unos cuarenta, casi obtuvimos una media de dos por semana... ¡Madre mía, un súper record!

 

Llegó un momento…que cada vez que sonaba el móvil ya nos llevábamos las manos a la cabeza…¡¡otro lesionado más, no por favor!!... Menos mal que nos hicimos fuertes, que sino de Imperfectos teníamos que haber cambiado el grupo a los PUPAS… Fue divertido el intercambio de muletas, cabestrillos, sillas de ruedas pa'ca y pa'lla.

 

Pero lo hemos logrado y hoy, seguimos siendo Imperfectos…tenemos taras, nos equivocamos, somos diferentes y a veces no acertamos… Pero aunque os pueda parecer que ser imperfecto nos quita valor…es todo lo contrario…la imperfección es el motor que nos hace pensar continuamente en qué podemos mejorar…Cada uno de nosotros siendo únicos, singulares, con nuestras diferentes personalidades, libres con nuestros pequeños defectos, seguiremos creciendo… ya que en el camino de la vida admitir y conocer las propias limitaciones no tiene nada que ver con ser peor…tiene que ver con ser valiente y ver que con nuestras debilidades podremos también llegar donde nos propongamos.

 

 

Messi en Argentina fue rechazado por bajo, Gasol se aprovechó de su defecto, el gigantismo… Nadal hizo un parón en su carrera cuando escuchó a sus rodillas decir que no podían más y aprendió que un año no es nada y con este parón ha logrado tomar impulso para no parar… Todos han logrado transformar lo que inicialmente parecían debilidades en fortalezas.

 

Y aquí estamos imperfectos, charlatanes, curiosos... Para celebrar vuestra imperfecta graduación de primaria...                      

Dedicado a todos los profesores.