Viernes, 23 de febrero de 2018

En 2016 mejora levemente la Calidad del Aire en España, aunque no por aquí, ¿pasajero o buena tendencia?.

Investigación sobre contaminación con financiación europea y municipal del que nunca más se supo. Ni siquiera provocó la adaptación de ordenanzas municipales para combatir el problema.

Como ya es tradicional desde hace varios años, Ecologistas en Acción ha sacado su Informe sobre la Calidad del Aire durante el año 2016. Recordemos que se basa en los datos que proporcionan las diferentes Administraciones, en especial la Autonómica, y tomando como valores máximos de referencia los recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el objetivo a largo plazo para proteger la vegetación establecido por la Unión Europea. Digo yo que algo sabrán del tema.

Aunque seguimos por el “buen camino” económico al decir del gobierno, los grandes datos económicos mejoran si bien la mayor parte de la gente no parece enterarse mucho de esto, el pasado año se han reducido los niveles de contaminación atmosférica, afectando a algo menos de población (“sólo” al 94%) y territorio (el 90%). Pero en Castilla y León nos ha afectado a todos. Recordemos que según estimaciones de la Agencia Europea de Medio Ambiente la contaminación provoca 24.000 muertes prematuras al año en España, y el coste sanitario supone el 3,5% del PIB español según el Banco Mundial (más alto que el calculado el año anterior).

Todo parece indicar que la contaminación se redujo por la coyuntura meteorológica, con una menor estabilidad atmosférica, y la reducción de la producción eléctrica en centrales térmicas. Pero en cambio repunta el tráfico por carretera (creciendo notablemente el consumo de combustible) y aumenta el consumo de electricidad justo cuando seguimos abandonando las energías renovables.

El ozono troposférico sigue siendo el contaminante con mayor extensión y afección a la población, con niveles estacionarios o incluso al alza, debido al incremento de las temperaturas medias y de las situaciones meteorológicas extremas (olas de calor) durante el verano, como resultado del Cambio Climático. Durante 2016 sus niveles se han mantenido por encima de los de 2014 y por debajo de los de 2015, por lo que toda la población y territorio de Castilla y León fueron expuestos a concentraciones de ozono peligrosas para la salud humana y vegetal.

¿Se acuerdan de algún aviso del Ayuntamiento a ese respecto?, sólo existe una Estación medidora (la 6) que se ocupa de ello y está en La Aldehuela, lejos del tráfico (y aun así se tomaron valores superiores a lo legalmente establecido). En realidad hay solo dos raquíticas estaciones en todo el municipio. Tengo la sospecha que este mes de Junio la afección ha sido mayor, a pesar de que nadie ha alertado de nada, frente a lo ocurrido en Valladolid. En nuestra ciudad sigue sin adaptarse la normativa, ordenanzas, a la realidad del problema. Y no olvidemos que hace un año insistió el grupo municipal de Ganemos sobre ello, algo que el equipo de gobierno está estudiando… La información a la ciudadanía por parte de las administraciones públicas sigue sin ser adecuada y sin ajustarse a la gravedad del problema.

Los Planes de Mejora de la Calidad del Aire para reducir la contaminación son obligatorios según la legislación vigente. Pero en el caso del ozono la Junta de Castilla y León no hace nada desde hace años. Y todos sabemos cuál es el camino para reducir la contaminación del aire: menos necesidad de movilidad disminuyendo el tráfico motorizado y potenciando el transporte público junto a facilitar el uso urbano de la bicicleta. Sin olvidar por supuesto replantearnos seriamente la forma de generar la carísima energía eléctrica que usamos, apostando nuevamente por las renovables cuyos precios están cayendo a pesar de lo que digan algunos. Y hablar, ya puestos, del modelo económico seguramente sea ciencia ficción.

Informe 2016:

https://www.ecologistasenaccion.org/IMG/pdf/informe-calidad-aire-2016.pdf