Lunes, 18 de diciembre de 2017

Sólo una donación particular permitiría adquirir un nuevo órgano para la Catedral Vieja

El deán, Jesús Terradillos, considera que es un proyecto importante pero que la situación económica del Cabildo no permite afrontarlo
Los expertos coinciden en la necesidad de un nuevo órgano para la Catedral Vieja

La Catedral Vieja de Salamanca cuenta con dos órganos históricos, pero por sus condiciones técnicas son limitados para poder interpretar todo el repertorio relacionado con este instrumento. Por eso, el director del Conservatorio Superior de Música de Castilla y León, Luis Dalda, destacaba la necesidad de adquirir uno nuevo para este templo.

En este sentido, el deán de la Catedral, Jesús Terradillos, coincidía en la importancia que tendría esta adquisición, si bien, matizaba que el Cabildo Catedralicio no está en condiciones de acometerla. Según señalaba, la situación económica es muy delicada, teniendo en cuenta que se están realizando obras de rehabilitación. Un gasto al que hay que sumar el del mantenimiento y las 14 nóminas vinculadas a la Catedral.

“La única ayuda que tenemos es  la que los visitantes aportan”, concluía el deán, al tiempo que animaba a que una donación permitiría la adquisición de un nuevo órgano, para el que ya cuentan con un presupuesto que alcanza los 330.000 euros. Además, se ha hablado del emplazamiento, que estaría en el antiguo paso de la Catedral Nueva a la Vieja, “una puerta que se cerro y que tiene un espacio magnífico”.

Salamanca y su riqueza patrimonial, admirada por organistas y organeros de todo el mundo

La Catedral de Salamanca acoge en su interior una amplia muestra de órganos históricos arraigada en la mejor tradición de la organería ibérica.  Buen ejemplo lo constituyen los dos órganos de coro de la Catedral Nueva: el del Lado de la Epístola, obra del maestro Damián Luys, construido en la segunda mitad del siglo XVI;  y el gran órgano del Lado del Evangelio, obra del organero Pedro Manuel de Echevarría, construido entre 1742 y  1744.

A ello habría que añadir los dos órganos de la Catedral Vieja: un realejo, al que la tradición le relaciona con el Maestro Francisco de Salinas, el pequeño órgano “de ala”, ubicado anteriormente en la Capilla Dorada de la Catedral Nueva, así como los restos de un antiguo órgano medieval emplazado en la Capilla de Anaya, cuyos orígenes podrían remontarse hasta 1450.