Lunes, 11 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

El tentadero de aficionados prácticos de Vitigudino recuerda a Fandiño y a las víctimas de Portugal

A Kiko Marieta ‘Rancherito’, Jorge Carvajal, David Huertos Willy; David Fuentes, Koldo ‘El niño de las Huerta’ y Pablo Cabezas ‘El Sayagues’, se sumaría Iker ‘El Niño de la Huerta’

Los "espadas" lucían un lazo o brazalete negro en memoria de Iván Fandiño

El tentadero de aficionados prácticos de Vitigudino, además de poner un buen broche a las fiestas del Corpus, sirvió también para homenajear a la fiesta de los toros, pero sobre todo para tener en el recuerdo al matador Iván Fandiño, que ayer sábado fallecía tras ser cogido por un toro de Baltasar Ibán en una plaza francesa. Igualmente y antes del minuto de silencio en recuerdo a Fandiño, a petición del alcalde de Vitigudino, Germán Vicente, el público también guardó un minuto de silencio en homenaje a las víctimas del incendio de Portugal, un momento que se respetó y aplaudió.  

Hacían el paseíllo Kiko Marieta ‘Rancherito’, Jorge Carvajal, David Huertos Willy; David Fuentes, Koldo ‘El niño de las Huerta’ y Pablo Cabezas ‘El Sayagues’, un cartel al que se sumaría tras finalizar ‘la parte seria’, Iker ‘El Niño de la Huerta’, que tuvo ante sí un bravo carretón de la ganadería de Carlos Huertos.

Concluido el paseíllo y con todos los ‘espadas’ luciendo un lazo negro en señal de luto por el fallecimiento del torero orduñés, tenía lugar un minuto de silencio en recuerdo de Iván Fandiño. El primer añojo era para Koldo ‘El niño de las Huerta’ y Pablo Cabezas ‘El Sayagues’, que lograron algún que otro pase de mérito.

El segundo de los astados correspondía a Kiko Marieta ‘Rancherito’ y Jorge Carvajal, el primero sin acoplarse a las cualidades del añojo, y el segundo demostrando sus habilidades con el capote. Por último, Willy Huertos y David Fuentes lograron los mayores aplausos tras ligar algunas series que llegaron al público.

A continuación salñía la joven promesa, Iker ‘El Niño de la huerta’, que desplegó todo su valor y arte ante un toro carretón de la ‘ganadería de encierros Infantiles Huertos’. El final al tentadero lo ponía una capea para los más valientes.  

Con este festejo se pone fin a unas fiestas del Corpus acaloradas y muy taurinas, esperando así que las futuras no sean nunca peores.