Viernes, 23 de febrero de 2018

Más pequeños detalles, la Plaza del Poniente.

”Resolviendo” problemas en la Plaza del Poniente.

Siguiendo con la observación de los detalles que da la medida de cómo se hacen las cosas en Salamanca, vuelvo a la Plaza del Poniente. Hace un tiempo comenté unas obras de mejora de la accesibilidad en el cruce de la Carretera de La Fregeneda con el Paseo del Progreso frente al Puente Romano. Nada que objetar, pero entonces exponía que no parecía que se hubiera estudiado el entorno adecuadamente.

Todo comenzó así, ni paso de peatones ni rebaje de bordillo, con la hierba pisada.

Continuando el Paseo del Progreso hacia el este unos pocos metros, del lado de la Plaza del Poniente, hay una parada de autobús de acceso difícil, donde básicamente se bajan los usuarios. Pero quien lo haga en silla de ruedas lo tiene imposible, por un lado hay una estrecha y pronunciada cuesta de tierra con bordillos, y por el otro un bordillo sin rebajar en un paso de peatones sin señalizar o un trozo de hierba que supuestamente no se ha de pisar (pero desaparecida). Además la acera es estrecha y dificultosa, los propios peatones pisan hasta hacer desaparecer la hierba en un lateral para acceder a la acera de enfrente. A pocos metros dentro de la Plaza del Poniente hay una churrería frente a la cual aparece también la hierba pisada, lo que indica que el itinerario peatonal dibujado por el diseño del jardín tampoco es el adecuado. En su momento acompañé las correspondientes fotografías, que repongo en parte.

Hierba pisada delante de la churreria, buscando el itinerario peatonal más lógico para quienes vienen de la calle paralela al Paseo del Progreso.

Tras esos comentarios apareció al cabo de no mucho tiempo el paso de peatones pintado, lo cual es un avance, que desde luego no me atribuyo. Cabía la esperanza que se corrigieran todos los demás defectos, aunque se tarde un tiempo en hacer la correspondiente tramitación administrativa de la minúscula obra, pero ya tenemos la respuesta municipal. En la foto bajo el título podemos ver que se ha replantado el césped, es decir, no parece que departamento municipal alguno encargado de la movilidad de los ciudadanos hay estudiado el punto para corregir los problemas más serios. Desde luego que no espero que sus amplias ocupaciones les den para leer esta humilde columna, pero no parece un lugar por donde no pase ningún funcionario municipal que pueda tener que ver con el tema, está junto a una de las calles de mayor tráfico de la ciudad.

Solución para quienes viene de la calle paralela al Paseo del Progreso, que está al fondo de la foto a la izquierda. 

Este Ayuntamiento Popular tiene la virtud de convertir buenas acciones, corregir los problemas de accesibilidad, en remiendos más publicitarios que en una acción política decidida por resolverlos. La movilidad de los ciudadanos se desarrolla a lo largo de itinerarios, que pueden realizarse en diversos medios de transporte, teniendo siempre presencia el caminar. Y esto supone realizar un diagnóstico y planificar las soluciones con perspectiva. No se puede colocar una parada de autobús aparentemente accesible (con autobuses adecuados que tiene lógicamente un sobrecoste por ello) sin observar el entorno donde está enclavada. Y hace años que esta situación se mantiene, a pesar de que el coste para corregirlo debe ser ridículo. Esperemos que no acabe vallado el jardín, que parece ser una solución popular a problemas de este tipo. Y perseveremos, quizás algún día la ciudadanía salmantina vea la luz y se dé cuenta que el Ayuntamiento está para resolver problemas, no para crearlos como parece ser una costumbre demasiado habitual.