Lunes, 23 de octubre de 2017

La Alianza presenta en la Consejería de Medio Ambiente un documento sobre la problemática de la fauna silvestre

UPA-COAG ha registrado en la Administración regional un exhaustivo texto donde analiza y detalla lo que está sucediendo con especies como el lobo, oso pardo, jabalí, conejo, avutarda, cérvidos, abejaruco, buitre, meloncillo o mangosta, topillo…

Hasta el momento la Junta no reconoce los ataques de buitres al ganado / CORRAL

La Alianza UPA-COAG ha registrado hoy en la Consejería de Medio Ambiente un completo documento en el que analiza la problemática de la fauna silvestre en Castilla y León.

El objetivo de esta OPA es trasladar a la Administración regional a través de un texto muy detallado, especie por especie, para que se tomen decisiones básicas que considera “prioritarias abordar para que sea posible mantener las actividades agrícolas y ganaderas en amplias zonas de nuestra Comunidad, ahora muy seriamente amenazadas por la expansión descontrolada de diferentes especies salvajes”.

La Alianza UPA-COAG en este trabajo reconoce la importancia que tiene la fauna silvestre como parte integrante de la biodiversidad de Castilla y León. Además, como parte activa del medio rural, “nuestro objetivo es lograr que la actividad agrícola y ganadera sea sostenible, es decir que genere actividad económica, riqueza, fijación de población en el medio rural y sea compatible con la preservación racional de la fauna silvestre y el medio en general”.

En tanto que los agricultores y ganaderos son los principales valedores del medio natural y de todas las especies que en él cohabitan, no es menos cierto que los profesionales del sector y habitantes del medio rural, en opinión de la OPA, “no pueden seguir siendo quienes cubran los enormes costes y pérdidas económicas que se derivan de la conservación y recuperación de la fauna silvestre”.

La Alianza UPA-COAG valora la enorme riqueza del patrimonio natural que existe en Castilla y León, pero la responsabilidad del mismo debe recaer sobre las administraciones públicas, que son quienes deben asumir la gestión, el control y la compensación justa por los daños que ocasionen.

Aspectos como las indemnizaciones por daños, el control de enfermedades que la fauna salvaje puede transmitir a la ganadería y animales domésticos, el desarrollo de programas de vigilancia, y la situación actual de la mayor parte de las especies asentadas en nuestra región, conforman parte de este documento que ha registrado la Alianza UPA-COAG en la sede de la Consejería de Medio Ambiente.

Esta organización agraria considera imprescindible que, “ante un problema muy evidente como el que denunciamos, la Administración regional lo aborde con altura de miras y responsabilidad, y apueste decididamente por la gestión de los espacios naturales protegidos (control poblacional cuando sea necesario, gestión de la alimentación de las especies, etc.) huyendo del argumento equivocado basado en que lo mejor para la protección de estos espacios es la no actuación o la no gestión”.

DOCUMENTO PRESENTADO EN LA CONSEJERÍA DE MEDIO AMBIENTE (548 Kb)